Latest Entries »

Juno, la misión más ambiciosa enviada a Júpiter, llega este lunes a su objetivo

Es la nave que más cerca estará del planeta, estudiando su origen, composición y atmósfera. La maniobra para lograr su órbita es la más peligrosa hecha hasta ahora por una sonda.

Cristina Espinoza03 de julio del 2016 / 07:30 Hrs

Júpiter es tan grande que más de 1.300 Tierras podrían caber dentro de él. Tanto que sólo la gran mancha roja que lo caracteriza tiene hoy el tamaño de la Tierra, aunque hace seis años era 3,5 veces más grande. ¿Por qué se redujo? y ¿qué está pasando en su atmósfera?, son algunas de las preguntas que la misión Juno, que entrará en la órbita del planeta este lunes, pretende responder.

Juno, una sonda de 9 metros, será la primera en llegar tan cerca del planeta más grande del Sistema Solar. Antes, las misiones Pioneer, Voyager y Galileo habían pasado en su camino hacia otros objetivos, pero nunca por los polos ni enfrentando su campo magnético, que puede ser mortal para cualquier instrumento. Emite balas de electrones que pueden dañar el sistema electrónico.

Adriana Ocampo, geóloga planetaria y líder del Programa Nuevas Fronteras, de la Nasa -a cargo de esta misión y de New Horizons, en Plutón-, explica que para evitar el daño pusieron los instrumentos más sensibles dentro de un cubo de titanio, ahora queda probar si fue suficiente. “El lunes cuatro, va a ser un momento crítico de la humanidad, lleno de momentos peligrosos”, dice

Peor que los “siete minutos de terror” del amartizaje de Curiosity. Juno viaja en este momento a 70 kilómetros por segundo, pero mañana a las 20:18 horas (23:18 en Chile) debe encender su motor principal por 35 minutos para reducir esa velocidad y entrar en la órbita de Júpiter, de lo contrario puede pasar de largo y chocar contra él. Tiene que ser preciso. “Después de esos 35 minutos hay que esperar 48 más para recibir la señal de si la maniobra resultó exitosa y quedó orbitando el gigante. Es primera vez que entrará desde la parte polar, orbitando tan cerca a más de 70 km por segundo, en un medioambiente tan peligroso. Está lleno de cosas que estamos haciendo por primera vez”, dice la especialista.

La sonda entró el jueves en la magnetósfera del planeta, donde comienza a recibir mucha radiación. Este lunes quedará a 4.667 kilómetros y desde ahí debe recolectar datos sobre la atmósfera y composición de Júpiter. “Nunca hemos orbitado Júpiter por la zona polar, no tenemos información de esas áreas y no lo podemos hacer desde la Tierra”, explica Ocampo.

Tamaño del núcleo

Patricio Rojo, astrónomo de la U. de Chile y el Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA), dice que la composición de Júpiter es muy parecida a la del Sol, por lo que su estudio permitirá comprender el inicio del Sistema Solar. “No tenemos cómo saber el tamaño exacto de su núcleo y esto va a confirmar un montón de suposiciones hechas sobre su interior”, dice. “Cuando New Horizons llegó a Plutón, el modelo estándar predecía muchas cosas y la misión encontró cosas inesperadas, no sería tan raro que en Júpiter el modelo estándar no calce”, agrega.

La misión, lanzada el 5 de agosto de 2011, está programada para terminar en febrero de 2018. Los primeros meses serán usados para calibrar instrumentos y aprender cómo manejar la nave. Sólo a  fin de año comenzará a emitir información científica. El objetivo es que complete 37 órbitas, pero nada es seguro, porque no se sabe cuánta radiación podrán resistir los instrumentos. “Tenemos que ser cautelosos. Es difícil decir que va a durar ese tiempo”, dice Ocampo.

Tras ello, la nave se estrellará contra el planeta para cumplir con los requerimientos de protección planetaria. Europa, una de las lunas de Júpiter, es uno de los lugares donde puede haber vida como la conocemos, pues bajo su corteza congelada tiene un océano líquido, y no hay que correr el riesgo de contaminarla.

Más de medio siglo después de haber dado inicio a la conquista del espacio, y de que el cielo dejara de ser el límite, la exploración del cosmos y los impresionantes desafíos que va superando la ciencia no dejan de sorprendernos.

Hace apenas un año el deseo de profundizar en el conocimiento de nuestro entorno cósmico nos llevó a ver de cerca por primera vez a Plutón con la nave New Horizons; ahora se escribe un nuevo capítulo con la llegada, mañana, de Juno al planeta más grande del sistema solar: Júpiter. (Lea aquí: ¿Por qué Júpiter será el planeta del 2016?)

 Este coloso es un viejo conocido de la especie humana. Desde la Tierra se lo ha observado durante milenios, en parte gracias al hecho de que es uno de los cinco planetas que pueden verse a simple vista en un cielo nocturno y despejado. Los antiguos babilonios lo denominaron Marduk; los egipcios, Zeus, y debe su nombre actual a la mitología romana, cuya principal deidad era Júpiter.

Tras siglos de observación a ‘ojo desnudo’, la primera gran revolución en el conocimiento del planeta vino de la mano de Galileo Galilei y sus observaciones con telescopio a partir de 1610. Tal vez el mayor aporte a la ciencia de este notable científico fue el descubrimiento de cuatro grandes lunas que giran alrededor del planeta. El hecho marcó una revolución en la concepción de los cielos y ayudó a rebatir la teoría del geocentrismo, según la cual todo giraba alrededor de la Tierra.

Hoy en día, cualquiera que tenga la posibilidad de usar un telescopio de aficionado puede revivir la experiencia de Galileo y verificar que a lo largo de las horas los llamados satélites galileanos (Ío, Europa, Ganímedes y Calisto) danzan alrededor del enorme planeta gaseoso.

Si se mira con detenimiento, también es posible identificar franjas de color en Júpiter que cubren completamente su superficie, y que se deben a la circulación de gases en el planeta; con algo más de detalle puede distinguirse una gran mancha rojiza cerca de la zona ecuatorial del astro. La Gran Mancha Roja, como se la conoce, fue descubierta por el astrónomo Giovanni Cassini medio siglo después de las primeras observaciones de Galileo.

La primera visita, en 1973

Luego de otros tres siglos de observaciones, con telescopios cada vez más sofisticados, una nueva revolución vino con la primera visita de una nave al quinto planeta del sistema solar. La misión Pioneer 10, en 1973, solo sobrevoló Júpiter, después de atravesar el cinturón de asteroides (entre Marte y Júpiter) de camino hacia regiones más alejadas de nuestro vecindario solar.

De esta manera, el mundo pudo ver las primeras imágenes del planeta y sus lunas galileanas, y un año después la misión Pioneer 11 volvió a hacer lo propio con fotografías de la Gran Mancha Roja.

Antes de terminar la década de los 70, los famosos sobrevuelos de las naves Voyager 1 y 2 revelaron que esta enigmática mancha resultó ser un gigantesco huracán de más de dos veces el tamaño de la Tierra en la atmósfera joviana, con vientos cercanos a los 500 kilómetros por hora (el doble de los registrados en el huracán Katrina). Aún no sabemos cuándo se originó la mayor tormenta conocida hasta la fecha, pero sí que lleva al menos 400 años azotando a Júpiter.

Se descubrieron también nuevas lunas, se registró su campo magnético y, para sorpresa de muchos, se encontró que, al igual que Saturno y Urano, Júpiter alberga un sistema de tenues anillos, compuestos del polvo expulsado por dos de sus lunas: Metis y Adrastea.

Uno de los más extraordinarios logros de las misiones Voyager fue el haber presenciado la primera erupción volcánica en la luna Ío, el cuerpo geológicamente más activo de todo el sistema solar, con cerca de 400 volcanes. Pero los sobrevuelos de todas estas naves solo permitían tomar datos e imágenes por cortos períodos, con lo cual se hacía necesaria una misión que pudiera estar más tiempo indagando los misterios del gigante gaseoso.

La sucesora de Galileo

Así lo hizo la nave Galileo, cuyo nombre honraba al astrónomo italiano, y orbitó Júpiter durante siete años desde 1995. Esta misión logró objetivos importantes, como lanzar una pequeña sonda que, literalmente, se sumergió en la atmósfera joviana para finalmente destruirse tras adentrarse 150 kilómetros y ser vencida por la alta presión y unos 150 grados centígrados.

Nuestro conocimiento de las características de Júpiter y de sus principales lunas avanzó ampliamente con Galileo. Se encontraron nubes de amoniaco en el planeta, indicios de la presencia de un océano líquido bajo la superficie congelada de Europa y un fuerte campo magnético en Ganímedes (la mayor luna de todo el sistema solar).

También mejoró la comprensión sobre la atmósfera del planeta, que no dista mucho de la del Sol, con grandes cantidades de hidrógeno y helio. Se sospecha que a distancias más profundas, el aumento de presión y temperatura comprime el hidrógeno hasta transformarlo en líquido, y a una tercera parte de la atmósfera el hidrógeno líquido se vuelve un conductor eléctrico (como un metal); esto genera en esa región el potente campo magnético del planeta, a partir de corrientes eléctricas y de su movimiento de rotación (da una vuelta sobre sí mismo cada 10 horas), de formas que aún no se comprenden del todo. La alta presión podría formar un núcleo sólido.

En el nuevo milenio, las naves Cassini-Huygens, que se dirigía hacia Saturno, y New Horizons, con la mirada puesta en Plutón, aprovecharon el paso por el gigantesco planeta, que les dio un impulso gravitatorio para llegar a sus respectivos destinos, y ahondar en el estudio de su atmósfera y sus anillos.

El cinco de agosto del 2011 partió de Cabo Cañaveral (Estados Unidos) una de las sondas del programa espacial denominado New Frontiers, de la Nasa, cuyo objetivo es la exploración de cuerpos del sistema solar.

Juno, nombre de la diosa que, según la mitología romana, era la esposa de Júpiter, es la primera nave que tiene como finalidad explorar un planeta exterior del sistema solar y los también llamados planetas gigantes o gaseosos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno).

Llevar a cabo su misión depende de sus tres paneles solares (los más grandes usados en una nave espacial), que le suministrarán la energía necesaria para funcionar, pese a que recibirán solo un cuatro por ciento de la luz que podrían captar si la nave estuviera orbitando la Tierra y no un planeta cinco veces más alejado del Sol. Todas las misiones anteriores han funcionado con energía nuclear, es decir, este es un triunfo más de la energía solar.

Con metas muy elevadas

Los objetivos de la misión son ambiciosos, y se espera poder ahondar en la comprensión de la formación del sistema solar. Para ello la misión usará nueve avanzados instrumentos, entre los que se destacan un radiómetro con antenas para medir radiación electromagnética en microondas, un aparato para hacer cartografía en infrarrojo de las auroras, un magnetómetro para el campo magnético, y detectores de partículas de alta energía.

Los ojos de Juno están conformados por un sistema de telescopio y cámara óptica que registrará las esperadas imágenes que muy pronto veremos de Júpiter, aunque se sabe que los altos niveles de radiación terminarán por dañarla. Júpiter tiene los niveles de radiación más altos del sistema solar.

Con esta tecnología se podrán estudiar la composición y vientos en la atmósfera joviana, medir la cantidad de agua y amoníaco, la gravedad del planeta y la variación de su magnetósfera. Mediante vuelos alrededor de Júpiter, la sonda, de tres toneladas y media de peso, hará recorridos en una órbita polar, es decir, dando vueltas que pasan por encima de los polos.

Medir la abundancia de agua en Júpiter y estimar la masa de su núcleo permitirá saber qué modelo sobre la formación de planetas gaseosos tiene mayor validez y, por tanto, aportará pistas sobre la formación de todo el sistema planetario y sistemas extrasolares.

La presencia de un planeta como Júpiter (primero en formarse en el sistema solar) fue también determinante para el mantenimiento de la vida en la Tierra, al actuar como una suerte de imán que, dada a su enorme masa, puede desviar posibles asteroides amenazantes.

Mañana, después de un viaje interplanetario de casi cinco años, de recorrer 2.800 millones de kilómetros (19 veces la distancia Sol-Tierra), la sonda Juno hará su llegada triunfal y comenzará a orbitar.

Galileo Galilei, por supuesto, va representado. La nave lleva a bordo una placa con su imagen y un fragmento del texto escrito por él en 1610 al observar las que luego serían conocidas como las lunas galileanas; la figura de Lego hecha en su honor va flanqueada por otras dos que simbolizan a Juno y a Júpiter. Es la forma en la que la humanidad rinde homenaje al visionario que nos acercó, y de qué modo, al gigante gaseoso del sistema solar.

Santiago Vargas Domínguez
Ph. D. en Astrofísica, profesor investigador del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional.
En Twitter: @astrosvd

5 cosas fascinantes de Juno, la misión que está a punto de entrar en la órbita de Júpiter

  • 3 julio 2016
JunoImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionSe espera que Juno entre en órbita este lunes.

La sonda espacial Juno, construida como un tanque blindado, intentará a partir del lunes orbitar durante un año terrestre el planeta más grande del sistema solar: Júpiter.

Para ello, los expertos de la NASA frenarán los motores de Juno hacia abajo, de manera que pueda ser aspirado en la órbita del planeta.El más mínimo error podría poner fin a la misión de US$1.100 millones que fue lanzada al espacio el 5 de agosto de 2011.

Entender cómo se formó Júpiter es esencial para saber cómo se formó nuestro sistema solar, la Tierra y los cimientos de la vida como la conocemos.

De tener éxito la misión, Juno será la nave que más cerca haya estado del planeta gigante.

Como somos optimistas, aquí te ofrecemos cinco cosas que te podrán fascinar de esta misión.

Un salto a lo desconocido

Centro de controlImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionPara los científicos, esta expedición es un salto a lo desconocido

Esta implacable bola de gas ha sido descrita por expertos de la NASA como “un monstruo que gira a tal velocidad que hace que su gravedad lance rocas gigantes, cometas, rayos cósmicos… hacia afuera”.

En otras palabras, “cualquier cosa que se le acerque, puede convertirse en su arma”, advirtió Scott Bolton, investigador principal de la misión Juno. Esta es la razón por la que, según comentarios de astrónomos recogidos en el sitio de la NASA, lo que más temen los especialistas sobre esta misión es lo desconocido.

Pero ello no significa que no se deba al menos intentar acercarse a Júpiter.Este planeta guarda los secretos de cómo se forman los elementos agua, helio, metano e hidrógeno.

La estrategia de esta misión es acercarse, tomar los datos y salir.

En busca de “problemas”

JúpiterImage copyrightNASA
Image captionUn día en Júpiter dura 10 horas terrestres.

Para recoger la información que buscan los científicos, Juno tiene que acercarse a una atmósfera llena de obstáculos.

Mucho más abajo de las nubes jovianas hay una capa de hidrógeno con tal presión que actúa como un conductor eléctrico.

Científicos piensan que la combinación de este hidrógeno metálico con la rápida rotación de Júpiter -un día dura 10 horas- genera un poderoso campo magnético que rodea el planeta de electrones, protones e iones que viajan casi a la velocidad de la luz.

“Estamos buscando problemas”, señaló Scott Bolton, investigador principal de Juno del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio, Texas, Estados Unidos. “se trata de adentrarse al tipo de vecindario donde puedes encontrar problemas con bastante rapidez”.

El final de nave que entre a este campo de partículas de alta energía en forma de donut sería un encuentro con el ambiente más radioactivo de todo el sistema solar.

100 millones de radiografías de dientes

JupiterImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionJúpiter tiene una radiación muy intensa

Durante el tiempo que dure la misión, Juno será expuesto al equivalente de más de 100 millones de radiografías de dientes.

“Pero estamos listos”, aseguró Rick Nybakken, jefe del proyecto de Juno del Laboratorio de Propulsión Jet de la Nasa, en Pasadena, California. “Diseñamos una órbita alrededor de Júpiter que minimiza su exposición al entorno de radiación tan fuerte”.

En vez de volar alrededor del ecuador, Juno será la primera sonda que orbitará de polo a polo.

Las veces que estará más cerca del planeta será cuando pase por los polos, una oportunidad para observar las intensas auroras de este planeta y tomar mediciones de las partículas cargadas asociadas con este fenómeno.

34 cuatro vueltas para cubrirlo entero

Auroras de JúpiterImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionSe espera que la sonda tome mediciones de las auroras de Júpiter

La otra novedad sobre el tipo de órbita que hará Juno es que será en óvalo.

Esto, además de acercarlo en los polos, permitirá acercar la sonda lo más posible a Júpiter y al mismo tiempo alejarla tanto como hasta la luna Callisto.

En total, se espera que la nave haga 34 vueltas que cubrirá todo el globo en más o menos un año terrestre.

Cada vuelo cercano al planeta durará el equivalente a un día en la Tierra, para luego alejarse de Júpiter y su radiación.

Sin embargo, la nave pasará lo suficientemente cerca del planeta como para sentir toda la fuerza de su campo magnético, que se estima es de 10 a 12 Gauss, comparado con la Tierra que es de 0,5 Gauss.

Encuentro cercano con una magnetósfera masiva

JunoImage copyrightNASA
Image captionJuno fue lanzada al espacio el 5 de agosto de 2011

Júpiter es conocido por su magnetósfera masiva, que no es otra cosa que el resultado de la colisión entre el campo magnético del planeta y los vientos supersónicos solares.

Al estudiar la magnetósfera, los astrónomos podrán entender mejor cómo se genera el campo magnético de Júpiter.

También esperan determinar si el planeta tiene un núcleo sólido, lo que nos dirá cómo se formó este gigante.

Para ello, Juno está equipado de dos magnetómetros, que ayudarán a los expertos a mapear su campo magnético con mucha precisión.

“La mejor forma de pensar en un magnetómetro es en un compás”, explicó Jack Connerney, segundo investigador y jefe del equipo de magnetómetros del equipo de la NASA.

“Los compases graban la dirección de un campo magnético, pero los magnetómetros tienen la capacidad de llevar un registro tanto de la dirección como de la magnitud del campo magnético”.

Uno de los misterios que el equipo espera resolver es cómo se generó el campo magnético de Júpiter.

Los expertos esperan encontrar similitudes con el de la Tierra.

Pero para esto, tendremos que ver primero se Juno sobrevive al gigante del sistema solar.

http://www.infobae.com/2016/02/02/1787246-la-nasa-y-facebook-publicaron-un-recorrido-360-marte

Carl Sagan:

‘Eso es nuestra casa. Eso somos nosotros. Todas las personas que has amado, conocido, de las que alguna vez escuchaste, todos los seres humanos que han existido, han vivido en él. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de ideologías, doctrinas económicas y religiones seguras de sí mismas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada niño esperanzado, cada inventor y explorador, cada profesor de moral, cada político corrupto, cada ‘superestrella’, cada ‘líder supremo’, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie ha vivido ahí -en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.’

‘Tal vez no hay mejor demostración de la locura de la soberbia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amable y compasivamente, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que siempre hemos conocido.’

La Tierra: un 'punto azul pálido'.

La Tierra: un ‘punto azul pálido’. NASA / Voyager 1

  • El 14 de febrero de 1990, siguiendo una sugerencia de Carl Sagan, la sonda Voyager 1 tomó una foto de la Tierra desde unos 6.050 millones de kilómetros de distancia

  • La imagen inspiró a Sagan su libro ‘Un punto azul pálido’

RAFAEL BACHILLERMadrid

Actualizado: 14/02/2015 07:49 horas

El 14 de febrero de 1990, siguiendo una sugerencia de Carl Sagan, la sonda espacial Voyager 1 tomó una fotografía de la Tierra desde unos 6.050 millones de kilómetros de distancia. Esa imagen, en la que nuestro planeta aparece como un pequeño punto de luz inspiró a Sagan su libro ‘Un punto azul pálido’ y se convirtió rápidamente en una de las imágenes más emblemáticas e influyentes de la historia de la ciencia.

Carl Sagan, un punto azul pálido Mario Viciosa

Hacia los confines del sistema solar

La sonda Vogayer 1 fue lanzada por la NASA en 1977 con el fin de explorar los planetas gigantes y las regiones más externas del sistema solar. En 1979 nos ofreció unas magníficas imágenes de Júpiter y sus lunas, y en 1980 del sistema de Saturno. Nunca antes se habían podido observar estos astros con tanto detalle. Aún hoy, después de más de 37 años, la nave sigue recibiendo comandos y enviando datos, aunque no imágenes. Se encuentra ahora saliendo del sistema solar, a unos 19.540 millones de kilómetros de distancia (esto es, unas 130 veces más lejos de la Tierra que el Sol), viajando a una velocidad de 61.000 kilómetros por hora, y se espera que la nave siga funcionando hasta el año 2025 aproximadamente, cuando sus generadores termoeléctricos no sean ya capaces de suministrar energía para ninguno de sus instrumentos.

La sonda Voyager 1. NASA

Cuando la Voyager 1 había terminado su principal misión, en 1980, y ya se alejaba de Saturno, el gran astrónomo Carl Sagan hizo una sugerencia a NASA para que la nave dirigiese su cámara hacia la Tierra y tomase una última imagen de nuestro planeta. Sagan admitía en su propuesta que esa imagen no obtendría suficiente detalle para realizar un estudio científico de la Tierra, pero argumentaba que la imagen podría ser ilustrativa del lugar que ocupa el hombre en el universo.

Hubo división de opiniones en la NASA. Mientras muchos miembros del proyecto Voyager 1 eran favorables a la idea de Sagan, otros argumentaban que dirigir las cámaras hacia la Tierra, vista desde la nave en una dirección próxima a la del Sol, podría poner en peligro los detectores. La idea de Sagan tardó 10 años en llevarse a la práctica. En 1989, el proyecto Voyager 1 estaba acabándose y su personal se dispersaba. Sagan renovó su petición elevándola a las instancias más altas de NASA; si esa foto única no se tomaba entonces, se perdería la ocasión para siempre. Finalmente realizó la petición en persona al mismísimo Administrador de NASA, el piloto y astronauta Richard Trury, quien lideró esta Agencia entre 1989 y 1992.

Retrato de familia

Fue Trury quien intercedió para que se tomasen fotografías de los 6 planetas que eran visibles desde la Voyager 1 (Venus, la Tierra, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), constituyendo así un ‘retrato de familia’ del sistema solar, un mosaico formado de 60 imágenes individuales. Como parte de este retrato, el 14 de febrero de 1990 las cámaras de Voyager 1 se orientaron hacia la Tierra. En ese momento, la Voyager 1 se encontraba a unos 6.050 millones de kilómetros de la Tierra (unas 40 veces más lejos que la Tierra del Sol).

Retrato de familia. NASA / Voyager 1

De las dos cámaras que equipaban la Voyager 1, se utilizó la de mayor resolución y pequeño campo de visión (la denominada ‘NA’ por ‘Narrow-Angle camera’) con varios filtros diferentes para obtener las imágenes más detalladas posibles de nuestro planeta. Y aún así, la Tierra solo resulta visible en tres de las imágenes (con filtros verde, azul y violeta) que fueron tomadas con tiempos de exposición de unas 5 a 7 décimas de segundo y que fueron combinadas para formar la imagen que es hoy mundialmente conocida como el ‘punto azul pálido’.

En la famosa imagen, la Tierra se ve a través de unas bandas luminosas que son efectos artificiales ocasionados por reflejos y por la difusión de la luz solar en diferentes partes de la cámara.

La Tierra y la Luna desde Marte. NASA

En 1994, Carl Sagan publicó su famoso libro ‘Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio’, y a partir del libro, se hizo a continuación un vídeo que dio la vuelta al mundo entero. Tanto en el libro como en el vídeo, con su estilo habitual, emocionado y entusiasta, Sagan reflexiona sobre el lugar del hombre en el universo, relativizando los problemas al ponerlos en un contexto cósmico. Ciertamente, la Tierra vista desde la lejanía, considerada como un objeto astronómico más, comunica eficazmente una idea de fragilidad.

Aunque con una masa superior a la suma de las de Mercurio, Venus y Marte, la Tierra es mucho más pequeña y ligera que los otros cuatro grandes planetas del sistema solar (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno). Pero comparada con todos los otros planetas del sistema, la Tierra posee características muy diferenciadoras. En contraste con las áridas superficies de los otros planetas rocosos, el 71 % de la superficie de nuestro planeta está cubierto por agua. Los efectos de dispersión y polarización de la luz solar en la atmósfera de la Tierra y en los océanos, son los que crean el pálido color azulado en la imagen.

La Tierra en los anillos de Saturno. NASA/JPL-Caltech/SSI

Pero naturalmente, lo que nos atrae del punto azul pálido es la toma de conciencia de que todos estamos ahí, de que ése es nuestro único hogar. La vida exuberante que se manifiesta por doquier en nuestro planeta nos aparece desde esa perspectiva comouna característica extremadamente delicada. Es por ello que ésta, junto con otras imágenes de nuestro planeta tomadas desde el espacio, ha contribuido enormemente a construir una conciencia ecológica en el hombre.

Este punto azul pálido vuelve a recordarnos hoy que el hombre se enfrenta a unos retos sin precedentes. Por un lado el crecimiento de la población y el desarrollo imponen unas necesidades de recursos naturales que no cesan de crecer, y crecer de manera meteórica. Pero, por otro lado, según los científicos vienen repitiendo hasta la saciedad, la explotación masiva de los recursos naturales, tal y como se realiza hoy en día, claramente no es sostenible.

Las pautas de comportamiento que el hombre ha mantenido durante el último siglo no permitirán que el planeta y su actividad biológica perduren a largo plazo tal y como los conocemos hoy. Para mantener la calidad de vida de una población que crezca felizmente será indispensable modificar profundamente nuestras pautas de comportamiento. Mayor austeridad y mayor respeto hacia todos y cada uno de los componentes de la biosfera son los criterios esenciales para que nuestro punto azul pálido tenga posibilidades de perdurar exuberantemente habitado.

La Tierra desde el espacio

Desde la Luna. NASA / Apolo 8

La primera imagen emblemática del planeta Tierra fue la obtenida por la tripulación del Apolo 8 en 1968. Tras tres días de viaje, esta nave espacial tripulada por tres astronautas dio 10 vueltas a la Luna en unas 20 horas. El día de Nochebuena se realizó una emisión televisiva en la que se transmitió la primera imagen de la Tierra levantándose tras el horizonte de la superficie desolada de la Luna. Era la primera vez que se fotografiaba nuestro planeta desde otro cuerpo celeste.

En 1972, la NASA publicó otra imagen muy simbólica de la Tierra conocida como ‘la canica azul’. En esta imagen, tomada a una distancia de 45.000 kilómetros por los astronautas del Apolo 17, nuestro planeta aparece en todo su esplendor, completamente iluminado. En el año 2012, se hizo pública otra versión de ‘la canica azul’ que fue construida a partir de imágenes de alta resolución y con poca cobertura de nubes.

La ‘canica azul’. NASA / Apolo 17

Durante el año 2013, el astronauta canadiense Chris Hadfield desde la Estación Espacial Internacional estuvo tomando numerosas imágenes de la Tierra que distribuía en tiempo real por las redes sociales. Esas imágenes de ciudades y de lugares particularmente interesantes atrajeron la atención de millones de ciudadanos repartidos por todo el planeta.

De entre las imágenes espaciales de la Tierra más recientes e impactantes cabe destacar la que tomó la sonda Cassini a través de los anillos de Saturno el 19 de julio de 2013, o la tomada por el robot Curiosity desde Marte el 31 de enero de 2014; en ambas se distinguen tanto la Tierra como la Luna. Pero ninguna de estas ha tenido el impacto que tuvo, y que sigue teniendo 25 años después, la imagen del ‘punto azul pálido’.

Los discos de oro de las Voyager

Las sondas Voyager 1 y 2 transportan discos de oro con saludos en 59 lenguas, sonidos, música e imágenes de diferentes culturas de la Tierra. Estos discos están pensados para durar millones de años, por si en algún momento fuesen encontrados por alguna civilización extraterrestre.

Discos de oro con saludos y sonidos de la Tierra. NASA

Naturalmente, la probabilidad de que otra civilización encuentre estos discos es extremadamente baja. En el caso en el que la trayectoria de uno de los Voyager pasase por una estrella cercana, el tiempo que tardaría en alcanzarla es de, al menos, 40.000 años. Por todo ello, estos discos no pueden considerarse como un intento realista de comunicarse con otras civilizaciones. Sin embargo, Carl Sagan opinaba que ‘el lanzamiento de esta botella dentro del océano cósmico dice algo muy esperanzador sobre la vida en este planeta’.

El contenido de los discos fue definido por Carl Sagan junto con la directora creativa del proyecto, Ann Druyan. Durante estas tareas, Sagan y Druyan entablaron una relación que culminaría en matrimonio en 1981 y que duraría hasta la muer

Los mensajeros de la Tierra: 25 años del Pálido Punto Azul

febrero 2015

Considera de nuevo ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestra casa. Eso somos nosotros […] una mota de polvo suspendida en un rayo de sol”. El astrofísico y divulgador Carl Saganescribió estas palabras inspirado por una fotografía de la Tierra tomada el 14 de febrero de 1990 desde una distancia de 6.000 millones de kilómetros. La imagen, bautizada como Un punto azul pálido (Pale Blue Dot), fue obtenida por la sonda Voyager 1 de camino hacia los confines del Sistema Solar.

BBVA-OpenMind-Ventana-mensajeros-de-la-tierra-punto-azul

La foto, de la que ahora se cumplen 25 años, muestra un fondo en el que apenas se distingue la Tierra, una mota clara que ocupa solo 0,12 píxels de los 640.000 que componen la imagen. Por un efecto de los reflejos del Sol en la cámara, el punto parece flotar en un haz de luz. Sagan tenía una motivación especial con esta fotografía, ya que de hecho fue él quien sugirió que la Voyager 1 girara su cámara en redondo para obtener esteselfie de la Tierra a larga distancia. Las imágenes fueron transmitidas por radio a la base terrestre a lo largo de tres meses, a razón de cinco horas y media por cada píxel.

El primer ser humano en posar sus ojos sobre este histórico documento fue la científica planetaria Candice Hansen, por entonces en el equipo de imagen del programa Voyager en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. “Estaba sentada en mi consola, revisando las imágenes que habíamos recibido aquel día”, relata Hansen para OpenMind. En los retratos del Sistema Solar, la científica identificó a Urano y Saturno con facilidad, pero al mover la cámara hacia los planetas interiores, el efecto del Sol ensuciaba las imágenes; la presencia de la Tierra no era obvia. “Entonces vi un punto brillante en un rayo de luz reflejada, y rápidamente metí los otros dos colores para ver si estaba allí; y estaba”. “Entonces estuve segura”, continúa Hansen. “Y aquel día, y aún hoy mientras escribo estas palabras, un escalofrío me recorre la espalda. Es tan emocionante ver nuestro planeta desde tan lejos…”.

Este año, la sonda New Horizons de la NASA será el primer artefacto humano en sobrevolar Plutón. Es la misión con el objeto de estudio más alejado de la Tierra hasta ahora, pero no el aparato más distante. Cuatro veteranas sondas hoy prosiguen sus periplos hacia el espacio interestelar: las Voyager 1 y 2, y las Pioneer 10 y 11. Estas dos últimas, diseñadas como una especie de ensayo general para las Voyager, fueron lanzadas en 1972 y 1973, respectivamente, y completaron con éxito sus cometidos en Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Siguen viajando, aunque ya sin contacto con la Tierra.

BBVA-OpenMind-Ventana-mensajeros-de-la-tierra-pioneer

Las dos Voyager despegaron en 1977 con el objetivo de examinar los planetas exteriores del Sistema Solar. La Voyager 1, la más veloz, adelantó a la Pioneer 10 el 17 de febrero de 1998, convirtiéndose desde entonces en el emisario humano más alejado de la Tierra. El 25 de agosto de 2012, la sonda abandonó los dominios del Sol para internarse en el espacio interestelar, un destino que seguirá su gemela en los próximos años. Ambas siguen activas y en contacto con la Tierra. Según informa la web del programa en tiempo real, la Voyager 1 se encuentra ya a más de 19.500 millones de kilómetros, y su hermana, que ha sobrepasado a la Pioneer 11, a más de 16.100.

BBVA-OpenMind-Ventana-mensajeros-de-la-tierra-placa

Los cuatro aparatos fueron concebidos para errar por el universo, en principio para siempre, ya que en el espacio apenas sufrirán deterioro. “Hay rayos cósmicos, gamma, etcétera, pero deberían permanecer intactos”, dice Hansen. Y en esos viajes hacia la eternidad, los artefactos van equipados con mensajes de la Tierra, por si en su largo peregrinar cayeran en otras manos. Las Pioneer llevan sendas placas con grabados que muestran las figuras humanas, nuestra ubicación en el cosmos y el recorrido de las sondas, todo referido al átomo de hidrógeno como escala universal. Por su parte, los mensajes de las Voyager son sonoros además de gráficos, con imágenes, sonidos y música de la Tierra; todo ello almacenado en discos fonográficos de cobre bañado en oro (con aguja incluida), con una tecnología analógica como la de los tocadiscos. Esos mensajes pueden consultarse en formato digital en la web goldenrecord.org.

BBVA-OpenMind-Ventana-mensajeros-de-la-tierra-disco

Sagan fue también uno de los principales impulsores de estos mensajes hacia el infinito. El científico falleció en 1996, pero su obra pervivirá en este planeta y fuera de él. Hansen subraya que en tiempos del Pálido Punto Azul “la Guerra Fría aún era intensa entre EE. UU. y la URSS”. “Vivíamos con la amenaza de la guerra nuclear”, recuerda. “Creo que Carl [Sagan] sentía que la misión de la imagen era mostrar que estamos todos juntos en este precioso mundo. Hoy pienso que el significado de la imagen es el mismo, pero afrontamos una amenaza diferente, el cambio climático. Hoy, como hace 25 años, necesitamos entender que todos somos ciudadanos de este planeta; es nuestro único hogar”.

Javier Yanes, para Ventana al Conocimiento

@yanes68

20 ODISEAS ESPACIALES

INTERSTELLAR Y OTRAS 20 ODISEAS ESPACIALES

Interstellar, 2001, Prometheus, Star Trek, Gravity y otros viajes a las estrellas en busca de lo desconocido.

Interstellar, protagonizada por Matthew McConaughey, Anne Hathaway y Jessica Chastain, supone el cumplimiento de un viejo sueño de Christopher Nolan, amante de la ciencia ficción y admirador confeso de George Lucas y Steven Spielberg. El director de Origen barajaba desde hace años la posibilidad de adaptar una historia propia, coescrita con su hermano Jonathan, que aborda los viajes estelares desde una óptica multidimensional y humanista. Una suerte de 2001 pero con la familia como telón de fondo.

El viaje de sus protagonistas nos anima a repasar otras 20 odiseas espaciales en las que astronautas, científicos, renegados o perturbados mentales viajan a los confines del universo con un propósito. Como hay centenares de títulos, los que faltan son cosa vuestra. ¿Cuál es vuestra odisea favorita? ¿Y las más pluff?

Interstellar (Christopher Nolan, 2014)

Misión: Un equipo de astronautas viaja a otra galaxia a través de un agujero de gusano para investigar posibles mundos alternativos a la Tierra. Cada hora que pasan en el cosmos se traduce en años para sus familiares terrícolas.

Gato encerrado: ¿Hay posibilidades reales de encontrar una nueva Tierra o es todo una quimera para mantener la esperanza? Viajes interdimensionales, teorías físicas y una nueva visión de la gravedad articulan un viaje en el que nada es lo que parece.


Con lo a gusto que estaba yo en mi granja.

2001, una odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1968)

Misión: El hallazgo de un monolito en la Luna alumbra un viaje rumbo a Júpiter, destino de una poderosa señal emitida por tan insólito objeto. Los astronautas, a bordo de la Discovery, conviven con HAL 9000, un superordenador con afectos.

Gato encerrado: HAL resulta ser un maniaco adicto a soltar mentiras, y creérselas, que ataca a los tripulantes para evitar que descubran su mal funcionamiento. Otro monolito en la órbita de Júpiter resulta ser una puerta a otras dimensiones.


¿Tú crees que HAL no está haciendo el lío?

Gravity (Alfonso Cuarón, 2013)

Misión: Un equipo de cosmonautas en misión de mantenimiento sufre un grave accidente provocado por una lluvia de basura espacial. Los dos únicos supervivientes tratan de llegar como sea al módulo de salvamento del Hubble.

Gato encerrado: Sandra Bullock, más científica que astronauta, se las ve y se las desea para superar cada uno de los obstáculos que se le ponen por delante. La lluvia de basura espacial tiene la mala costumbre de frustrar cada uno de sus intentos.


En la autoescuela no enseñan a pilotar naves.

Apollo 13 (Ron Howard, 1995)

Misión: La tripulación del Apollo 13, comandada por Jim Lovell (Tom Hanks), sufre un accidente y se ven obligados a abortar la misión que debería llevarles a la Luna. Con menos medios que McGyver en un zulo, los astronautas tratan de volver a casa.

Gato encerrado: Las computadoras de las misiones Apollo tenían menos memoria que un móvil moderno, de modo que Lovell y los suyos tienen que apañárselas con papel, lápiz y nociones básicas de aeronáutica. Eh, Houston… tenemos un problema.


¿A que parecemos los Cazafantasmas?

Prometheus (Ridley Scott, 2012)

Misión: Un equipo de científicos de las más diversas disciplinas viaja a los confines del universo siguiendo la pista de un mensaje oculto en las inscripciones de viejas civilizaciones. En juego, nada menos que dilucidar el origen del ser humano.

Gato encerrado: Nuestros creadores, los llamados Ingenieros, no son dioses amables, sino unos hijos de Satanás que preparaban nuestra destrucción antes de que una misteriosa plaga acabara con ellos. Más preguntas que respuestas para la secuela, prevista para 2016.


¿Tú crees que Ridley Scott se ha leído el guion?

Alien, el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979)

Misión: El ordenador de la Nostromo, misión comercial de vuelta a casa, despierta a sus tripulantes al recibir una llamada de emergencia desde un remoto planetoide. A nadie le apetece bajar a investigar, pero manda la pasta y la Weyland Yutani.

Gato encerrado: El planetoide es la última morada de una nave alienígena que transporta en su interior una especie mortal. Uno a uno, nuestros amigos caen víctimas del entrañable bicharraco. Solo la teniente Ripley planta cara hasta el final.


Sí, la escafandra es para cabezas XXL.

Avatar (James Cameron, 2009)

Misión: Un marine lisiado es reincorporado al servicio activo para viajar a Pandora, una lejana luna habitada por gatetes azules que viven como los indios de las praderas. Su objetivo es tomar contacto con ellos y convencerles de que los humanos no son tan perros como parecen. Que lo son.

Gato encerrado: La megacompañía que explota la riqueza de Pandora no tiene la más mínima intención de entenderse con los indígenas. Al contrario, quiere echarlos a toda costa, destruir su mundo virgen y apoderarse del rico subsuelo mineral.


Esto lo hacía Kiko cuando celebraba un gol, ¿no?

Elegidos para la gloria (Phillip Kauffman, 1983)

Misión: Relata el reclutamiento y entrenamiento de los siete miembros del proyecto Mercury, el primer programa espacial de los EE. UU. A medio camino entre la ficción y el documental, asistimos a los progresos de leyendas como Gordon Cooper, Alan Shepard o John Glenn.

Gato encerrado: Entonces nadie tenía ni idea de cómo diseñar un programa espacial o quiénes eran los pilotos más adecuados. Entre prueba y prueba hay decepciones, y accidentes, que les enseñan que la carrera espacial no es una broma.


Aquí no cabemos ni de coña.

Misión a Marte (Brian De Palma, 2000)

Misión: El primer equipo de astronautas que llega a Marte sufre una tormenta de arena que frustra su misión y les deja incomunicados. Un segundo equipo viaja hasta el planeta rojo para averiguar lo ocurrido.

Gato encerrado: Las famosas caras de Marte son las culpables del misterioso accidente; en realidad, un mecanismo de defensa para impedir que los humanos sepan la verdad sobre su origen. El final causa un poco de vergüenza ajena.


Qué duro está el suelo, demonios.

Solaris (Steven Soderbergh, 2002)

Misión: Un psicólogo espacial es enviado a una remota estación de investigación, en órbita alrededor del planeta Solaris, para averiguar qué ha ocurrido con sus tripulantes, víctimas de una psicosis que les inculca horribles visiones.

Gato encerrado: El planeta resulta ser una consciencia viva con la capacidad de influir en la mente de los humanos, haciéndoles ver a sus seres queridos muertos. La primera versión de Tarkovsky, en 1972, exige que hayas dormido 10 horas.


Casi que me quedo el traje para cuando ruede Gravity.

El abismo negro (Gary Nelson, 1979)

Misión: Una nave americana descubre la existencia de otra nave en las proximidades de un agujero negro. A bordo se encuentra el perturbado doctor Reinhardt, que afirma haber ido y vuelto al corazón mismo del fenómeno celeste.

Gato encerrado: Reinhardt, obvio desde el principio, es un iluminado que pretende apoderarse de la nave del equipo de rescate para continuar sus investigaciones. El agujero negro se encargará de poner a todos en su lugar.


Prepárate para pagar la factura eléctrica.

Dark Star (John Carpenter, 1974)

Misión: En los confines del espacio se encuentran cuatro astronautas cuya misión consiste en destruir planetas inestables. Han pasado 20 años desde que dejaran la Tierra y los muchachos empiezan a mostrar los más diversos desequilibrios.

Gato encerrado: La ópera prima de John Carpenter es una divertida sátira de la ciencia ficción existencialista. Una bomba que se cree Dios y un alien con forma de balón de playa son los villanos de una historia que surfea directa al sol.


¡Que suenen los Beach Boys!

Horizonte final (Paul W.S. Anderson, 1997)

Misión: Un equipo de rescate aborda la Event Horizon, nave desaparecida hace años que ha regresado al cosmos conocido por el extremo de un agujero negro. ¿Cómo es posible? ¿Habrá sobrevivido alguien?

Gato encerrado: La nave trae un invitado sorpresa que causa el terror entre los astronautas. Considerables dosis de gore y terror sanguinolento trufan una historia que es, hasta la fecha, la mejor variación de Alien.


Vaya, en el espacio no se sintoniza la TDT.

Perdidos en el espacio (Stephen Hopkins, 1998)

Misión: Adaptación de la popular serie creada por Irwin Allen, la historia sigue las aventuras de la familia Robinson, enviada a los confines del universo para colonizar un planeta habitable similar a la Tierra.

Gato encerrado: El doctor Zachary Smith (Gary Oldman) quiere arruinar el plan, así que sabotea la nave de los Robinson condenándoles a vagar eternamente entre las estrellas. O no. Porque los Robinson tienen más recursos que una navaja suiza.


Estamos aquí por el cheque.

Sunshine (Danny Boyle, 2007)

Misión: La Tierra se congela, de modo que las autoridades planetarias envían una nave tripulada con destino al Sol para tratar de reactivar la energía de nuestro astro solar detonando una bomba de fisión nuclear. Ideaca.

Gato encerrado: El último superviviente de una misión previa se ha convertido en un ser despreciable que pretende abortar la operación. Lo que empieza como una odisea espacial acaba convirtiéndose en un correcalles entre el loco de turno y los atribulados astronautas.


Ni bronceador ni gaitas, a pelo

Final Fantasy: La fuerza interior (Sakaguchi y Sakakibara, 2001)

Misión: La Tierra es amenazada por una suerte de fantasmas alienígenas que se han encaprichado de nuestro planeta. La doctora Aki Ross y su equipo tratan de encontrar su guarida para frenar la lucha y, si es posible, hablar con ellos.

Gato encerrado: El general Hein no es amigo de la diplomacia, de modo que usa la misión de Ross para averiguar la localización de los bichos y mandarles al infierno explotando una bomba. Memorable BSO de Elliot Goldenthal.


Uy, si no me hundo.

Serenity (Joss Whedon, 2005)

Misión: Los renegados de la nave Serenity aceptan a bordo a un fugitivo que guarda oscuros secretos. Perseguidos por un régimen totalitario y unas criaturas sedientas de sangre, la tripulación liderada por Nathan Fillon es la más cool de la galaxia. Podría pasar por una adaptación bastarda de los Guardianes de la Galaxia.

Gato encerrado: Un asesino es enviado para secuestrar a uno de los miembros del equipo de la Serenity, con poderes telepáticos. De este choque resulta un juego del gato y el ratón en el que Whedon demuestra su talento para mezclar géneros.


Parece una escena de [REC], pero estamos en el espacio.

Star Trek, la película (Robert Wise, 1979)

Misión: La Enterprise tiene como objetivo interceptar una nube de cuyo interior manan extrañas fuentes de energía. Nadie parece capaz de comunicarse con el ente hasta que Kirk y los suyos descubren que lanza mensajes en código binario.

Gato encerrado: La nube no es sino una estructura cósmica creada por V’ger, una inteligencia artificial que busca a su creador. En el corazón del fenómeno, Kirk descubrirá con asombro que V’Ger es la evolución de una vieja sonda Voyager.


Vamos en pijama y somos nerds.

Stargate: puerta a las estrellas (Roland Emmerich, 1994)

Misión: Un equipo científico y militar atraviesa una puerta estelar y aparece en un remoto planeta desértico. ¿Y si los constructores de las pirámides hubiesen sido alienígenas? No, no es la peli de Cuarto Milenio; es la mejor cinta de Emmerich.

Gato encerrado: Kurt Russell, con cara de estreñido desde el minuto 0, tiene la misión secreta de dinamitar la puerta desde el otro lado para evitar que algo o alguien haga el camino de vuelta a la Tierra. James Spader trata de evitarlo.


¿Tú ves algo con estas gafas?

Titan A.E. (Don Bluth y Gary Goldman, 2000)

Misión: Cale es uno de los pocos supervivientes que quedan después de que una temible raza alienígena haya destruido nuestro planeta. Su objetivo es encontrar la nave Titan, que transporta un mecanismo capaz de crear una nueva Tierra.

Gato encerrado: Cale es hijo de Sam Tucker, el científico que inventó dicho artefacto y fue dado por desaparecido años atrás. El futuro de la humanidad depende de que Cale deje de pensar en sí mismo y se sacrifique por su especie.

Tengo el pelo de Brad Pitt en Siete años en el Tíbet.

DE SPACE,COM

COMO SON LAS NAVES DE INTERSTELLAR

Diagrams show spaceships seen in the movie "Interstellar."

The film “Interstellar” features several vehicles designed for interplanetary travel. Utilizing a wormhole that has appeared in Earth’s solar system, four astronauts take the spaceship Endurance across the universe to a strange planetary system orbiting a black hole.

“Interstellar” in Pictures: A Space Epic Gallery

The astronauts ride a rocket resembling NASA’s 21st century mega-rocket, the Space Launch System(SLS), into Earth orbit to rendezvous with Endurance. The version of SLS seen in the film is lacking solid rocket boosters at the sides.

Endurance, meanwhile, is a wheel of 12 boxy modules with docking ports at the hub. The ship spins 5.6 times per minute to create Earth-style artificial gravity. If a habitable planet is found, Endurance could be disassembled and its component modules used to build a base on the planet surface.

The Science of ‘Interstellar’ Explained (Infographic)

The ship carries four auxiliary craft. The Rangers are fast and agile single-stage vehicles for reconnaissance and planet landings. The Landers are used for heavy-lift cargo drops to planet surfaces.

Defying today’s fashion of 3D computer-animated spaceships, “Interstellar” relies on physical miniatures. A real model will catch the light and move in a more realistic way than computer graphics can.

LA CIENCA EN INTERSTELLAR…

agujeros negros y otros temas

Diagrams explain the physics concepts of "Interstellar."

The film “Interstellar” relies on real science for many of its stunning visuals. Physicist Kip Thorne, an expert on black holes and wormholes, provided the math that the special effects artists turned into movie magic.

The spaceship Endurance’s destination is Gargantua, a fictionalsupermassive black hole with a mass 100 million times that of the sun. It lies 10 billion light-years from Earth and is orbited by several planets. Gargantua rotates at an astounding 99.8 percent of the speed of light.

“Interstellar” in Pictures: A Space Epic Gallery

Gargantua’s accretion disc contains gas and dust with the temperature of the surface of the sun. The disc provides light and heat to Gargantua’s planets.

The black hole’s complex appearance in the film is due to the image of the accretion disc being warped by gravitational lensing into two images: one looping over the black hole and the other under it.

One feature of Einstein’s equations is that time passes slower in higher gravity fields. So on a planet orbiting close to a black hole, a clock ticks much more slowly than on a spaceship orbiting farther away.

Warp Drives & Wormholes (Video)

Our three-dimensional universe can be thought of as a flat membrane (or “brane”) floating in a four-dimensional void called the “Bulk.” The presence of mass distorts the membrane as if it were a rubber sheet.

If enough mass is concentrated at a point, a singularity is formed. Objects approaching the singularity pass through an event horizon from which they can never return. If two singularities in far-apart locations could be merged, a wormhole tunnel through the Bulk could be formed. Such wormholescannot form naturally, however.

Beings able to control gravity and travel through the Bulk could create wormholes and cross space much faster than light.

In two-dimensional diagrams, the wormhole mouth is shown as a circle. Seen in person, a wormhole would be a sphere. A gravitationally distorted view of space on the other side can be seen on the sphere’s surface.

The film’s wormhole is 1.25 miles (2 kilometers) in diameter and 10 billion light-years long.

como viajar en el espacio….

Here's what we would have to do to reach a star in less than a hundred years.

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semana

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

Este fin de semana se estrena Interstellar, la nueva obra maestra de Christopher Nolan, en algunos países como México y España. La película narra la búsqueda apresurada de un nuevo hogar para una humanidad que se ve obligada a abandonar la tierra. Interstellar promete ser una de las mejores odas a las ciencia ficción que hayamos visto en mucho tiempo.

Aunque para muchos es suficiente saber que lleva la firma de Nolan, el mismo director que nos ha dejado otras obras inmortales del cine como The Dark Knight o Inception, es posible que otros os estéis preguntando qué es exactamente lo que hace a Interstellar tan especial. Aquí tenéis algunos motivos:

Es un homenaje a Kubrick

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semana

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semana

Nolan ha confesado en repetidas ocasiones su admiración por Stanley Kubrick y muchas escenas, diálogos e ideas detrás de Interstellar son un homenaje a películas eternas del director como 2001: A Space Odyssey. Ambas, en el fondo, tratan acerca de lo mismo: ciencia ficción. Pura. Descarnada.

70 mm

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

La película está grabada en los 70mm con los que trabaja IMAX en lugar de los 35 milímetros convencionales. Nolan ha llegado incluso a encargar cámaras especiales IMAX para poder grabar en interiores.

Si con Cuarón nos quedó bien claro que la manera correcta de ver Gravity era en 3D, en el caso de Interstellar eso se aplica a los 70 mm.

Un reparto de lujo

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

Matthew McConaughey, después de ganar el Óscar por Dallas Buyers Club, sigue con su particular racha personal de actuaciones fuera de serie. Michael Caine es básicamente el ojito derecho de Nolan (sale en todas sus películas). De Jessica Chastain (Zero Dark Thirty, The Tree of Life) es fácil enamorarse e incluso otras incorporaciones como Anne Hathaway algo más dudosas parecen estar a la altura. Los secundarios no brillan, pero tampoco decepcionan. ¡Ah! Y hay un invitado sorpresa.

El argumento

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

Un futuro distópico y una humanidad que se ve obligada a levantar los ojos al cielo para buscar un nuevo hogar. Creo que aunque la película no llevase la firmas que lleva la vería igualmente. Hay algo mágico, algo que recuerda a Asimov, a Phillip K. Dick o incluso a Verne en toda la trama de Interstellar. Y hay pocos mejores que Nolan para contarla.

Hans Zimmer

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

Hans Zimmer es otro colaborador habitual de Nolan. Suyas son las bandas sonoras de las tres películas de Batman y de Inception. Desconocemos aún cuál será el resultado en el caso de Interstellar pero sólo con escuchar la música del tráiler promete. La banda sonora completa estará a la venta el 18 de noviembre y puede adquirirse en precompra en iTunes.

Su dirección artística

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semana

Nolan siendo Nolan. Hay un mimo exquisito en cada escena y en su dirección artística. Es imposible no ver las imágenes del tráiler y no quedarse impactado ante la fuerza de sus imágenes.

Los Óscar están aún a unos meses vista pero es muy probable que Interstellar acabe convirtiéndose en una de las películas del año y, con suerte, en un clásico de la ciencia ficción.

Even the fastest humans and spacecraft launched thus far would take many thousands of years to reach the closest stars. Speeds about 75 times faster than this would be required if we hope to make an interstellar trip in less than a hundred years.

To understand the difficulty of interstellar travel, one must comprehend the incredible distance involved. Even the closest star is more than 266,000 times farther away than our own sun. Consider the speed of light. Light, the fastest thing known, takes only 8 minutes to travel to us from the sun, but requires more than four years to get to the nearest star.

A handgun bullet travels at 720 miles per hour, but would take nearly 4 million years to get to the nearest star. The fastest object ever launched into space is the Voyager 1 probe, and it would take nearly 75,000 years to make the trip.

Today’s chemical rockets are far too slow for interstellar travel. To have a hope of reaching the closest star in less than a hundred years, we would have to accelerate a starship to nearly 30 million mph.

Rockets using nuclear fusion or antimatter propulsion could do the job, but they would have to be developed. It is theoretically possible that by warping space, a starship might travel faster than light without violating the laws of physics within its own bubble of space-time.

SELENELION?

SELENELION….Ocurre cuando el Sol y la Luna se pueden observar al mismo tiempo, antes del ocaso o en el amanecer, en puntos casi opuestos del cielo
El selenelion, el extraño eclipse lunar de este miércoles

Dicho fenómeno ocurre cuando el Sol y la Luna eclipsada se pueden observar al mismo tiempo y se produce sólo antes de la puesta de Sol o justo después de su salida. Así, en aquellos lugares donde se pueda observar -en el océano Pacífico será completo-, ambos cuerpos aparecerán justo sobre el horizonte en puntos casi opuestos en el cielo.

Según han explicado los expertos, este fenómeno se debe a que, aunque la Luna está en la sombra de la Tierra, el Sol y el satélite eclipsado pueden ser vistos al mismo tiempo debido a que la refracción de la luz a través de la atmósfera de nuestro planeta hace que cada uno de ellos aparezca en el cielo en su verdadera posición geométrica.

Y es que, durante un eclipse lunar, el Sol y la Luna estarán exactamente a 180 grados de distancia en el cielo, de ahí que se vean en una alineación horizontal perfecta.

Este suceso será corto, durará aproximadamente entre 2 y 9 minutos (dependiendo de la ubicación del observador) con la posibilidad de ver simultáneamente el Sol saliendo por el este, mientras que la Luna llena eclipsada estará fijada en el oeste.

Los espectadores que podrán verlo en directo son aquellos que vivan en el Pacífico y la costa este de Estados Unidos, Canadá y Asia, así como en la australiana. Sin embargo, todo aquel que quiera disfrutar de este raro evento podrá verlo por internet a través de Virtual Telescope.

El selenelion, el extraño eclipse lunar de este miércoles
Visibilidad del eclipse lunar total del miércoles 8 de octubre

El selenelion, el extraño eclipse lunar de este miércoles

Visibilidad del eclipse lunar total del miércoles 8 de octubre

LOs espectadores que podrán ver en directo este miércoles 8 de octubre el selenelion serán aquellos que vivan en el Pacífico y la costa este de Estados Unidos, Canadá y Asia, así como la australiana. Sin embargo, en España y Europa, todo aquel que quiera disfrutar de este raro eclipse lunar podrá verlo por Internet a través de virtualtelescope.eu/webtv/. Misma fortuna se correrá con el otro eclipse de este mes. El parcial de sol del día 23 será visible en el este de Norteamérica.

Horizontal y la segunda «luna de sangre»

El eclipse lunar horizontal será además la segunda parte de las «cuatro lunas de sangre» que arrancó el pasado mes de abril. El peculiar tono del satélite terrestre se debe a que adquiere un característico color rojo debido a que la la atmósfera del planeta actúa como una lente, desviando la luz del sol, al tiempo que filtra eficazmente sus componentes azules, dejando pasar solo luz roja que finalmente será reflejada. A pesar de la explicación científica sobre el tono, a lo largo de la historia estos fenómenos siempre han estado rodeados de supersticiones y referencias a profecías sobre desastres naturales de gran magnitud y con tintes apocalípticos.

En el Libro de Joel, un texto bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo que forma parte de los tomos proféticos, se encuentra una de los vaticinios más empleados durante las «lunas de sangre». Este autor desconocido del que solo conocemos su nombre (que significa «Yavhé es Dios») y que era hijo de un señor de la época llamado Petuel asegura que «el sol se tornará en tinieblas, y la luna en sangre, antes de que venga el día grande y espantoso del Señor» (Joel, 2:31).

Pero no hace falta remontarse a la Biblia para encontrar referencias a las «lunas de sangre» como causa del fin del mundo. El libro Four Blood Moon (Cuatro lunas de sangre) del predicador estadounidense John Hagee sugiere una vinculación entre esta tétrada y las profecías sobre la apocalipsis. Según recoge el New York Daily News, durante los sermones a sus seguidores ha asegurado en más de una ocasión que cada lunas de sangre suceden en un día religiosamente significativo.

Según Hagee, el eclipse total de luna de este miércoles ocurre durante la fiesta judía de los Tabernáculos o el Sucot. Esta festividad conmemora las vicisitudes del pueblo judío después de su salida de Egipto liderados Moisés durante su deambular por el desierto. Los dos últimos, el 4 de abril y el 28 de septiembre del 2015 -el único visible en su totalidad desde Europa-, volverán a coincidir con Semana Santa (como el de abril de este año) y con el Sucot. Pero estas fechas no son las únicas que aporta este pastor. Hagee que cree que Dios está tratando de comunicarse con los humanos ya que ha encontrado conexiones entre tétradas pasadas y acontecimientos importantes de la historia del pueblo judío. Por ejemplo, en el año 1493, las cuatro lunas de sangre se produjeron durante la expulsión de los judíos de los reinos de Castilla y de Aragón. En 1949, otras cuatro lunas de sangre tuvieron lugar poco después de la fundación del Estado de Israel. Y, por último, las que ocurrieron en 1967 coincidieron con la Guerra de los Seis Días que enfrentó a Israel con una coalición árabe.

3369

Observers of Wednesday morning’s total lunar eclipse might be able to catch sight of an extremely rare cosmic sight.

On Oct. 8, Interested skywatchers should attempt to see the total eclipse of the moon and the rising sun simultaneously. The little-used name for this effect is called a “selenelion,” a phenomenon that celestial geometry says cannot happen.

And indeed, during a lunar eclipse, the sun and moon are exactly 180 degrees apart in the sky. In a perfect alignment like this (called a “syzygy”), such an observation would seem impossible. But thanks to Earth’s atmosphere, the images of both the sun and moon are apparently lifted above the horizon by atmospheric refraction. This allows people on Earth to see the sun for several extra minutes before it actually has risen and the moon for several extra minutes after it has actually set. [How to See the Total Lunar Eclipse (Visibility Maps)]

As a consequence of this atmospheric trick, for many localities east of the Mississippi River, watchers will have a chance to observe this unusual sight firsthand. Weather permitting, you could have a short window of roughly 2 to 9 minutes (depending on your location) with the possibility of simultaneously seeing the sun rising in the east while the eclipsed full moon is setting in the west.

Regions of visibility

From Newfoundland, the start of the partial stages of the total eclipse begins about 30 to 45 minutes before moonset.

A growing scallop of darkness will appear on the upper left part of the moon when it sets as the sun is coming up. Across eastern Nova Scotia, only the lowermost portion of the moon will be in view as it drops below the western horizon. Farther to the west and south along the Atlantic seaboard, the moon will rise completely immersed in the Earth’s shadow.
The map shows the visibility regions for the Oct. 8, 2014 total lunar eclipse, which is the second of four consecutive total eclipses of the moon between 2014 and 2015. Sky & Telescope Magazine released this viewing map.
[Pin It] The map shows the visibility regions for the Oct. 8, 2014 total lunar eclipse, which is the second of four consecutive total eclipses of the moon between 2014 and 2015. Sky & Telescope Magazine released this viewing map.
Credit: Sky & Telescope Magazine
View full size image
Now you see it … now you don’t?

Then again, sighting a selenelion might be problematic feat. Twenty-five years ago, in the August 1989 issue of Sky & Telescope, Bradley Schaefer, an astronomer who extensively studied the visibility of the moon when it was low in the sky, noted that the full moon only becomes visible when it is about 2 degrees up and the sun is about 2 degrees below the horizon.

So, depending on the clarity of your sky, you might have up to roughly 10 to 15 minutes before sunrise for the sky to still be dark enough, and the moon to be high enough above any horizon haze for it to be clearly visible. And keep in mind that this holds only for the uneclipsed portion of the moon. You might, however, be able to mitigate the effects of a brightening sky somewhat by using binoculars or a telescope.

If the moon is totally eclipsed prior to sunrise, you probably are going to have to scan the western horizon with binoculars as the twilight brightens in order to still detect some semblance of the Moon, which will somewhat resemble a very dim and eerily illuminated mottled softball.

People who live in those portions of the United States and Canada that are a few hundred miles inland from the Eastern Seaboard should have a good view of the Moon’s emergence from the umbra somewhat later. The low, partially eclipsed Moon in deep-blue twilight should offer a wide variety of interesting scenic possibilities for both artists and astrophotographers. From Toronto and points south through the eastern Ohio Valley and into the Piedmont to the Florida Gulf Coast, a peculiar-looking, waxing crescent moon with its cusps pointing downward will appear to set beyond the western horizon.

Farther west, across the western Great Lakes and down through the Deep South to the Gulf of Mexico, the moon will appear to be notched on its lower right side by the shadow.

Going still farther west, the Moon will go down “full,” but if the western horizon is haze-free, assiduous observers from much of Minnesota, western Iowa, eastern portions of Nebraska and Kansas as well as central sections of Oklahoma and Texas might still be able to detect a faint penumbral stain on the moon’s lower right limb.

lunar-eclipse-tetrad-140408b-02

Editor’s Note: If you snap an amazing picture of the Oct. 8 total lunar eclipse, you can send photos, comments and your name and location to managing editor Tariq Malik at spacephotos@space.com.

Joe Rao serves as an instructor and guest lecturer at New York’s Hayden Planetarium. He writes about astronomy for Natural History magazine, the Farmer’s Almanac and other publications, and he is also an on-camera meteorologist for News 12 Westchester, N.Y.Follow us @Spacedotcom, Facebook and Google+. Original article on Space.com.

TRAJES MARCIANOS

Conoce los trajes para el viaje de la NASA a Marte

 

Conoce los trajes para el viaje de la NASA a Marte
Créditos: NASA

Se trata de los trajes Serie Z, mucho más flexibles que la vestimenta EMU (Unidad de Movilidad Extravehicular) que los astronautas vienen usando desde hace décadas.

  • Un avance de los prototipos de los que serán los trajes que vistan los astronautas de la NASA que viajen a Marte ha sido divulgado por la propia agencia espacial estadounidense. 

Se trata de los trajes Serie Z. Las primeras dos versiones, el Z-1 y el Z-2, son un diseño de ILC Dover, la compañía que ganó la licitación pública.  A diferencia de la vestimenta EMU (Unidad de Movilidad Extravehicular) que los astronautas vienen usando desde hace décadas, pero que tiene muchas limitaciones como la incomodidad para caminar; los Serie Z son mucho más flexibles. 

El traje de la NASA para ir a Marte

traje Z-2

El diseño del traje Z-2 fue ganador en una competencia en la que participaron tres diseños.

La agencia espacial de Estados Unidos, la NASA, presentó el vestuario que desarrollará para los astronautas que hagan el primer vuelo tripulado a Marte.

La NASA dijo que el traje espacial, llamado Z-2, es sólo un prototipo, pero algunos de sus elementos se incorporarán en el traje usado por los primeros humanos que lleguen al planeta rojo.

El diseño venció a otros dos con un 63% de un voto público en el que participaron 233.431 personas.

Los otros dos candidatos eran un traje de “biomimetismo” -que imita la bioluminiscencia de las criaturas acuáticas y las pieles escamosas de peces y reptiles- y otro inspirado en las “tendencias en la sociedad”, que replica cómo será lo que la ropa que usaremos en el futuro.

La agencia dijo que tendrá listo el traje en noviembre de este año.

Los otros dos postulantes: “Biomimicry”, que se mimetiza con el suelo marciano,

Trajes

y “Trends in Society”, que se adapta a la moda del futuro. 

La estética

El Z-2 tendrá partes impresas en 3D. Unos escáneres láser 3D se asegurarán de que el traje se ajuste a cada astronauta a la perfección. Ahora será probado en cámaras de vacío, en la piscina de entrenamiento de la NASA y en un sitio que imita la rocosa superficie marciana.

Z-1.

El modelo anterior era este, el Z-1.

 En 2012 la NASA lanzó el Z-1, que se parecía bastante al uniforme del “agente espacial” Buzz Lightyear de la saga de películas Toy Story. Ese traje fue la primera reforma importante del traje espacial en unos 30 años y fue nombrado como uno de los mejores inventos del año por la revista Time.

La principal diferencia entre el Z-1 y el Z-2 es que el primero tenía el torso suave y el nuevo lo tiene rígido, para que sea más durable. Los diseños de los hombros y la cadera son diferentes para optimizar la movilidad de esas articulaciones. Los materiales utilizados en el Z-2 son compatibles con un entorno de vacío completo.

Su duro torso “proporciona la durabilidad necesaria a largo plazo que requerirá un traje de actividad extravehicular”.

La NASA dijo: “Cada repetición de la serie Z adelantará las nuevas tecnologías que algún día serán usadas en un traje usado por los primeros humanos en pisar el planeta rojo”.

Y el Z-2 “rinde homenaje a los logros de los trajes espaciales del pasado al tiempo que incorpora elementos sutiles del futuro”.

Hasta ahora sólo han tocado el suelo marciano máquinas: las sondas Curiosity y Opportunity, pero nunca ha habido viajes tripulados. Ese es el gran desafío para las agencias espaciales, que esperan desentrañar el gran misterio: ¿hay vida en Marte?

Z-2

El traje será probado en la piscina de la NASA en Houston.

“Son menos propensos a generar lesiones y ofrecen mejores posibilidades para aprovechar la tecnología de exploración”, explicó el ingeniero de la NASA Amy Ross citado por el sitio especializado Space.com.  Otra de sus peculiaridades es que el traje se ingresa por la espalda, a través de una escotilla. Eso permite una rápida salida, lo que puede ayudar a prevenir la difusión de materias contaminantes dentro de la nave.

El Z-1 fue presentado a la NASA en 2011 y su versión perfeccionada, el Z-2, estará listo en noviembre de 2014. Recién hacia 2018 se espera que esté lista la última versión, el Z-3.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.