Category: ciencia ficcion


20 ODISEAS ESPACIALES

INTERSTELLAR Y OTRAS 20 ODISEAS ESPACIALES

Interstellar, 2001, Prometheus, Star Trek, Gravity y otros viajes a las estrellas en busca de lo desconocido.

Interstellar, protagonizada por Matthew McConaughey, Anne Hathaway y Jessica Chastain, supone el cumplimiento de un viejo sueño de Christopher Nolan, amante de la ciencia ficción y admirador confeso de George Lucas y Steven Spielberg. El director de Origen barajaba desde hace años la posibilidad de adaptar una historia propia, coescrita con su hermano Jonathan, que aborda los viajes estelares desde una óptica multidimensional y humanista. Una suerte de 2001 pero con la familia como telón de fondo.

El viaje de sus protagonistas nos anima a repasar otras 20 odiseas espaciales en las que astronautas, científicos, renegados o perturbados mentales viajan a los confines del universo con un propósito. Como hay centenares de títulos, los que faltan son cosa vuestra. ¿Cuál es vuestra odisea favorita? ¿Y las más pluff?

Interstellar (Christopher Nolan, 2014)

Misión: Un equipo de astronautas viaja a otra galaxia a través de un agujero de gusano para investigar posibles mundos alternativos a la Tierra. Cada hora que pasan en el cosmos se traduce en años para sus familiares terrícolas.

Gato encerrado: ¿Hay posibilidades reales de encontrar una nueva Tierra o es todo una quimera para mantener la esperanza? Viajes interdimensionales, teorías físicas y una nueva visión de la gravedad articulan un viaje en el que nada es lo que parece.

Con lo a gusto que estaba yo en mi granja.

2001, una odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1968)

Misión: El hallazgo de un monolito en la Luna alumbra un viaje rumbo a Júpiter, destino de una poderosa señal emitida por tan insólito objeto. Los astronautas, a bordo de la Discovery, conviven con HAL 9000, un superordenador con afectos.

Gato encerrado: HAL resulta ser un maniaco adicto a soltar mentiras, y creérselas, que ataca a los tripulantes para evitar que descubran su mal funcionamiento. Otro monolito en la órbita de Júpiter resulta ser una puerta a otras dimensiones.

¿Tú crees que HAL no está haciendo el lío?

Gravity (Alfonso Cuarón, 2013)

Misión: Un equipo de cosmonautas en misión de mantenimiento sufre un grave accidente provocado por una lluvia de basura espacial. Los dos únicos supervivientes tratan de llegar como sea al módulo de salvamento del Hubble.

Gato encerrado: Sandra Bullock, más científica que astronauta, se las ve y se las desea para superar cada uno de los obstáculos que se le ponen por delante. La lluvia de basura espacial tiene la mala costumbre de frustrar cada uno de sus intentos.

En la autoescuela no enseñan a pilotar naves.

Apollo 13 (Ron Howard, 1995)

Misión: La tripulación del Apollo 13, comandada por Jim Lovell (Tom Hanks), sufre un accidente y se ven obligados a abortar la misión que debería llevarles a la Luna. Con menos medios que McGyver en un zulo, los astronautas tratan de volver a casa.

Gato encerrado: Las computadoras de las misiones Apollo tenían menos memoria que un móvil moderno, de modo que Lovell y los suyos tienen que apañárselas con papel, lápiz y nociones básicas de aeronáutica. Eh, Houston… tenemos un problema.

¿A que parecemos los Cazafantasmas?

Prometheus (Ridley Scott, 2012)

Misión: Un equipo de científicos de las más diversas disciplinas viaja a los confines del universo siguiendo la pista de un mensaje oculto en las inscripciones de viejas civilizaciones. En juego, nada menos que dilucidar el origen del ser humano.

Gato encerrado: Nuestros creadores, los llamados Ingenieros, no son dioses amables, sino unos hijos de Satanás que preparaban nuestra destrucción antes de que una misteriosa plaga acabara con ellos. Más preguntas que respuestas para la secuela, prevista para 2016.

¿Tú crees que Ridley Scott se ha leído el guion?

Alien, el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979)

Misión: El ordenador de la Nostromo, misión comercial de vuelta a casa, despierta a sus tripulantes al recibir una llamada de emergencia desde un remoto planetoide. A nadie le apetece bajar a investigar, pero manda la pasta y la Weyland Yutani.

Gato encerrado: El planetoide es la última morada de una nave alienígena que transporta en su interior una especie mortal. Uno a uno, nuestros amigos caen víctimas del entrañable bicharraco. Solo la teniente Ripley planta cara hasta el final.

Sí, la escafandra es para cabezas XXL.

Avatar (James Cameron, 2009)

Misión: Un marine lisiado es reincorporado al servicio activo para viajar a Pandora, una lejana luna habitada por gatetes azules que viven como los indios de las praderas. Su objetivo es tomar contacto con ellos y convencerles de que los humanos no son tan perros como parecen. Que lo son.

Gato encerrado: La megacompañía que explota la riqueza de Pandora no tiene la más mínima intención de entenderse con los indígenas. Al contrario, quiere echarlos a toda costa, destruir su mundo virgen y apoderarse del rico subsuelo mineral.

Esto lo hacía Kiko cuando celebraba un gol, ¿no?

Elegidos para la gloria (Phillip Kauffman, 1983)

Misión: Relata el reclutamiento y entrenamiento de los siete miembros del proyecto Mercury, el primer programa espacial de los EE. UU. A medio camino entre la ficción y el documental, asistimos a los progresos de leyendas como Gordon Cooper, Alan Shepard o John Glenn.

Gato encerrado: Entonces nadie tenía ni idea de cómo diseñar un programa espacial o quiénes eran los pilotos más adecuados. Entre prueba y prueba hay decepciones, y accidentes, que les enseñan que la carrera espacial no es una broma.

Aquí no cabemos ni de coña.

Misión a Marte (Brian De Palma, 2000)

Misión: El primer equipo de astronautas que llega a Marte sufre una tormenta de arena que frustra su misión y les deja incomunicados. Un segundo equipo viaja hasta el planeta rojo para averiguar lo ocurrido.

Gato encerrado: Las famosas caras de Marte son las culpables del misterioso accidente; en realidad, un mecanismo de defensa para impedir que los humanos sepan la verdad sobre su origen. El final causa un poco de vergüenza ajena.

Qué duro está el suelo, demonios.

Solaris (Steven Soderbergh, 2002)

Misión: Un psicólogo espacial es enviado a una remota estación de investigación, en órbita alrededor del planeta Solaris, para averiguar qué ha ocurrido con sus tripulantes, víctimas de una psicosis que les inculca horribles visiones.

Gato encerrado: El planeta resulta ser una consciencia viva con la capacidad de influir en la mente de los humanos, haciéndoles ver a sus seres queridos muertos. La primera versión de Tarkovsky, en 1972, exige que hayas dormido 10 horas.

Casi que me quedo el traje para cuando ruede Gravity.

El abismo negro (Gary Nelson, 1979)

Misión: Una nave americana descubre la existencia de otra nave en las proximidades de un agujero negro. A bordo se encuentra el perturbado doctor Reinhardt, que afirma haber ido y vuelto al corazón mismo del fenómeno celeste.

Gato encerrado: Reinhardt, obvio desde el principio, es un iluminado que pretende apoderarse de la nave del equipo de rescate para continuar sus investigaciones. El agujero negro se encargará de poner a todos en su lugar.

Prepárate para pagar la factura eléctrica.

Dark Star (John Carpenter, 1974)

Misión: En los confines del espacio se encuentran cuatro astronautas cuya misión consiste en destruir planetas inestables. Han pasado 20 años desde que dejaran la Tierra y los muchachos empiezan a mostrar los más diversos desequilibrios.

Gato encerrado: La ópera prima de John Carpenter es una divertida sátira de la ciencia ficción existencialista. Una bomba que se cree Dios y un alien con forma de balón de playa son los villanos de una historia que surfea directa al sol.

¡Que suenen los Beach Boys!

Horizonte final (Paul W.S. Anderson, 1997)

Misión: Un equipo de rescate aborda la Event Horizon, nave desaparecida hace años que ha regresado al cosmos conocido por el extremo de un agujero negro. ¿Cómo es posible? ¿Habrá sobrevivido alguien?

Gato encerrado: La nave trae un invitado sorpresa que causa el terror entre los astronautas. Considerables dosis de gore y terror sanguinolento trufan una historia que es, hasta la fecha, la mejor variación de Alien.

Vaya, en el espacio no se sintoniza la TDT.

Perdidos en el espacio (Stephen Hopkins, 1998)

Misión: Adaptación de la popular serie creada por Irwin Allen, la historia sigue las aventuras de la familia Robinson, enviada a los confines del universo para colonizar un planeta habitable similar a la Tierra.

Gato encerrado: El doctor Zachary Smith (Gary Oldman) quiere arruinar el plan, así que sabotea la nave de los Robinson condenándoles a vagar eternamente entre las estrellas. O no. Porque los Robinson tienen más recursos que una navaja suiza.

Estamos aquí por el cheque.

Sunshine (Danny Boyle, 2007)

Misión: La Tierra se congela, de modo que las autoridades planetarias envían una nave tripulada con destino al Sol para tratar de reactivar la energía de nuestro astro solar detonando una bomba de fisión nuclear. Ideaca.

Gato encerrado: El último superviviente de una misión previa se ha convertido en un ser despreciable que pretende abortar la operación. Lo que empieza como una odisea espacial acaba convirtiéndose en un correcalles entre el loco de turno y los atribulados astronautas.

Ni bronceador ni gaitas, a pelo

Final Fantasy: La fuerza interior (Sakaguchi y Sakakibara, 2001)

Misión: La Tierra es amenazada por una suerte de fantasmas alienígenas que se han encaprichado de nuestro planeta. La doctora Aki Ross y su equipo tratan de encontrar su guarida para frenar la lucha y, si es posible, hablar con ellos.

Gato encerrado: El general Hein no es amigo de la diplomacia, de modo que usa la misión de Ross para averiguar la localización de los bichos y mandarles al infierno explotando una bomba. Memorable BSO de Elliot Goldenthal.

Uy, si no me hundo.

Serenity (Joss Whedon, 2005)

Misión: Los renegados de la nave Serenity aceptan a bordo a un fugitivo que guarda oscuros secretos. Perseguidos por un régimen totalitario y unas criaturas sedientas de sangre, la tripulación liderada por Nathan Fillon es la más cool de la galaxia. Podría pasar por una adaptación bastarda de los Guardianes de la Galaxia.

Gato encerrado: Un asesino es enviado para secuestrar a uno de los miembros del equipo de la Serenity, con poderes telepáticos. De este choque resulta un juego del gato y el ratón en el que Whedon demuestra su talento para mezclar géneros.

Parece una escena de [REC], pero estamos en el espacio.

Star Trek, la película (Robert Wise, 1979)

Misión: La Enterprise tiene como objetivo interceptar una nube de cuyo interior manan extrañas fuentes de energía. Nadie parece capaz de comunicarse con el ente hasta que Kirk y los suyos descubren que lanza mensajes en código binario.

Gato encerrado: La nube no es sino una estructura cósmica creada por V’ger, una inteligencia artificial que busca a su creador. En el corazón del fenómeno, Kirk descubrirá con asombro que V’Ger es la evolución de una vieja sonda Voyager.

Vamos en pijama y somos nerds.

Stargate: puerta a las estrellas (Roland Emmerich, 1994)

Misión: Un equipo científico y militar atraviesa una puerta estelar y aparece en un remoto planeta desértico. ¿Y si los constructores de las pirámides hubiesen sido alienígenas? No, no es la peli de Cuarto Milenio; es la mejor cinta de Emmerich.

Gato encerrado: Kurt Russell, con cara de estreñido desde el minuto 0, tiene la misión secreta de dinamitar la puerta desde el otro lado para evitar que algo o alguien haga el camino de vuelta a la Tierra. James Spader trata de evitarlo.

¿Tú ves algo con estas gafas?

Titan A.E. (Don Bluth y Gary Goldman, 2000)

Misión: Cale es uno de los pocos supervivientes que quedan después de que una temible raza alienígena haya destruido nuestro planeta. Su objetivo es encontrar la nave Titan, que transporta un mecanismo capaz de crear una nueva Tierra.

Gato encerrado: Cale es hijo de Sam Tucker, el científico que inventó dicho artefacto y fue dado por desaparecido años atrás. El futuro de la humanidad depende de que Cale deje de pensar en sí mismo y se sacrifique por su especie.

Tengo el pelo de Brad Pitt en Siete años en el Tíbet.

DE SPACE,COM

COMO SON LAS NAVES DE INTERSTELLAR

Diagrams show spaceships seen in the movie "Interstellar."

The film “Interstellar” features several vehicles designed for interplanetary travel. Utilizing a wormhole that has appeared in Earth’s solar system, four astronauts take the spaceship Endurance across the universe to a strange planetary system orbiting a black hole.

“Interstellar” in Pictures: A Space Epic Gallery

The astronauts ride a rocket resembling NASA’s 21st century mega-rocket, the Space Launch System(SLS), into Earth orbit to rendezvous with Endurance. The version of SLS seen in the film is lacking solid rocket boosters at the sides.

Endurance, meanwhile, is a wheel of 12 boxy modules with docking ports at the hub. The ship spins 5.6 times per minute to create Earth-style artificial gravity. If a habitable planet is found, Endurance could be disassembled and its component modules used to build a base on the planet surface.

The Science of ‘Interstellar’ Explained (Infographic)

The ship carries four auxiliary craft. The Rangers are fast and agile single-stage vehicles for reconnaissance and planet landings. The Landers are used for heavy-lift cargo drops to planet surfaces.

Defying today’s fashion of 3D computer-animated spaceships, “Interstellar” relies on physical miniatures. A real model will catch the light and move in a more realistic way than computer graphics can.

LA CIENCA EN INTERSTELLAR…

agujeros negros y otros temas

Diagrams explain the physics concepts of "Interstellar."

The film “Interstellar” relies on real science for many of its stunning visuals. Physicist Kip Thorne, an expert on black holes and wormholes, provided the math that the special effects artists turned into movie magic.

The spaceship Endurance’s destination is Gargantua, a fictionalsupermassive black hole with a mass 100 million times that of the sun. It lies 10 billion light-years from Earth and is orbited by several planets. Gargantua rotates at an astounding 99.8 percent of the speed of light.

“Interstellar” in Pictures: A Space Epic Gallery

Gargantua’s accretion disc contains gas and dust with the temperature of the surface of the sun. The disc provides light and heat to Gargantua’s planets.

The black hole’s complex appearance in the film is due to the image of the accretion disc being warped by gravitational lensing into two images: one looping over the black hole and the other under it.

One feature of Einstein’s equations is that time passes slower in higher gravity fields. So on a planet orbiting close to a black hole, a clock ticks much more slowly than on a spaceship orbiting farther away.

Warp Drives & Wormholes (Video)

Our three-dimensional universe can be thought of as a flat membrane (or “brane”) floating in a four-dimensional void called the “Bulk.” The presence of mass distorts the membrane as if it were a rubber sheet.

If enough mass is concentrated at a point, a singularity is formed. Objects approaching the singularity pass through an event horizon from which they can never return. If two singularities in far-apart locations could be merged, a wormhole tunnel through the Bulk could be formed. Such wormholescannot form naturally, however.

Beings able to control gravity and travel through the Bulk could create wormholes and cross space much faster than light.

In two-dimensional diagrams, the wormhole mouth is shown as a circle. Seen in person, a wormhole would be a sphere. A gravitationally distorted view of space on the other side can be seen on the sphere’s surface.

The film’s wormhole is 1.25 miles (2 kilometers) in diameter and 10 billion light-years long.

como viajar en el espacio….

Here's what we would have to do to reach a star in less than a hundred years.

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semana

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

Este fin de semana se estrena Interstellar, la nueva obra maestra de Christopher Nolan, en algunos países como México y España. La película narra la búsqueda apresurada de un nuevo hogar para una humanidad que se ve obligada a abandonar la tierra. Interstellar promete ser una de las mejores odas a las ciencia ficción que hayamos visto en mucho tiempo.

Aunque para muchos es suficiente saber que lleva la firma de Nolan, el mismo director que nos ha dejado otras obras inmortales del cine como The Dark Knight o Inception, es posible que otros os estéis preguntando qué es exactamente lo que hace a Interstellar tan especial. Aquí tenéis algunos motivos:

Es un homenaje a Kubrick

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semana

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semana

Nolan ha confesado en repetidas ocasiones su admiración por Stanley Kubrick y muchas escenas, diálogos e ideas detrás de Interstellar son un homenaje a películas eternas del director como 2001: A Space Odyssey. Ambas, en el fondo, tratan acerca de lo mismo: ciencia ficción. Pura. Descarnada.

70 mm

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

La película está grabada en los 70mm con los que trabaja IMAX en lugar de los 35 milímetros convencionales. Nolan ha llegado incluso a encargar cámaras especiales IMAX para poder grabar en interiores.

Si con Cuarón nos quedó bien claro que la manera correcta de ver Gravity era en 3D, en el caso de Interstellar eso se aplica a los 70 mm.

Un reparto de lujo

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

Matthew McConaughey, después de ganar el Óscar por Dallas Buyers Club, sigue con su particular racha personal de actuaciones fuera de serie. Michael Caine es básicamente el ojito derecho de Nolan (sale en todas sus películas). De Jessica Chastain (Zero Dark Thirty, The Tree of Life) es fácil enamorarse e incluso otras incorporaciones como Anne Hathaway algo más dudosas parecen estar a la altura. Los secundarios no brillan, pero tampoco decepcionan. ¡Ah! Y hay un invitado sorpresa.

El argumento

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

Un futuro distópico y una humanidad que se ve obligada a levantar los ojos al cielo para buscar un nuevo hogar. Creo que aunque la película no llevase la firmas que lleva la vería igualmente. Hay algo mágico, algo que recuerda a Asimov, a Phillip K. Dick o incluso a Verne en toda la trama de Interstellar. Y hay pocos mejores que Nolan para contarla.

Hans Zimmer

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semanaEXPANDIR

Hans Zimmer es otro colaborador habitual de Nolan. Suyas son las bandas sonoras de las tres películas de Batman y de Inception. Desconocemos aún cuál será el resultado en el caso de Interstellar pero sólo con escuchar la música del tráiler promete. La banda sonora completa estará a la venta el 18 de noviembre y puede adquirirse en precompra en iTunes.

Su dirección artística

Por qué tienes que ver Interstellar este fin de semana

Nolan siendo Nolan. Hay un mimo exquisito en cada escena y en su dirección artística. Es imposible no ver las imágenes del tráiler y no quedarse impactado ante la fuerza de sus imágenes.

Los Óscar están aún a unos meses vista pero es muy probable que Interstellar acabe convirtiéndose en una de las películas del año y, con suerte, en un clásico de la ciencia ficción.

Even the fastest humans and spacecraft launched thus far would take many thousands of years to reach the closest stars. Speeds about 75 times faster than this would be required if we hope to make an interstellar trip in less than a hundred years.

To understand the difficulty of interstellar travel, one must comprehend the incredible distance involved. Even the closest star is more than 266,000 times farther away than our own sun. Consider the speed of light. Light, the fastest thing known, takes only 8 minutes to travel to us from the sun, but requires more than four years to get to the nearest star.

A handgun bullet travels at 720 miles per hour, but would take nearly 4 million years to get to the nearest star. The fastest object ever launched into space is the Voyager 1 probe, and it would take nearly 75,000 years to make the trip.

Today’s chemical rockets are far too slow for interstellar travel. To have a hope of reaching the closest star in less than a hundred years, we would have to accelerate a starship to nearly 30 million mph.

Rockets using nuclear fusion or antimatter propulsion could do the job, but they would have to be developed. It is theoretically possible that by warping space, a starship might travel faster than light without violating the laws of physics within its own bubble of space-time.