El robot Curiosity festejó con una selfie su primer año marciano en el planeta rojo

Hace ya más de 687 días terrestres que recorre la superficie de Marte.

SELFIE. El robot pasó más de 687 días en Marte.
SELFIE. El robot pasó más de 687 días en Marte.

 El robot Curiosity cumplió  este martes un año marciano -equivalente a 687 días terrestres– de exploración en el planeta rojo, donde comprobó que hubo, alguna vez, condiciones ambientales para la vida, informó la agencia espacial estadounidense (NASA).

El vehículo explorador partió el 26 de noviembre de 2011 en un cohete Atlas desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, y descendió el 6 de agosto de 2012 en el cráter Gale con la misión de averiguar si Marte tuvo vida.

635392735722856982w.jpg

La misión inicial se había programado para un año marciano, o 1,88 años terrestres. Pero el Curiosity sigue funcionando bien y la NASA indicó que seguirá operando en la medida en que los neumáticos del vehículo puedan lidiar con el terreno.

Hasta ahora, en veintitrés días de desplazamientos, el Curiosity recorrió 7,9 kilómetros de la superficie marciana.

El robot Curiosity cumple hoy un año marciano -equivalente a 687 días terrestres- de exploración en el planeta rojo, donde ha comprobado que en Marte hubo, alguna vez, condiciones ambientales para la vida, informó hoy la agencia espacial estadounidense (NASA).

El vehículo explorador partió el 26 de noviembre de 2011 en un cohete Atlas desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, y descendió el 6 de agosto de 2012 en el cráter Gale con la misión de averiguar si Marte ha tenido vida.

La misión inicial se había programado para un año marciano, o 1,88 años terrestres. Pero el Curiosity sigue funcionando bien y la NASA indicó que seguirá operando en la medida en que los neumáticos del vehículo puedan lidiar con el terreno.

Hasta ahora, en 23 días de desplazamientos, el Curiosity ha recorrido 7,9 kilómetros de la superficie marciana.

Desde que el vehículo, que pesa unos 900 kilogramos y está equipado con cámaras, pinzas robóticas y sensores, descendió en Marte uno de sus principales hallazgos ha sido el lecho de lo que en algún momento pudo haber sido un río.

En un área cercana, denominada Bahía Yellowknife, el Curiosity localizó dos lajas de piedra a las cuales perforó con un taladro. El análisis de las muestras reveló que el sitio fue otrora el lecho de un lago con agua medianamente salobre, el ingrediente elemental esencial para la vida.

También el Curiosity halló un tipo de fuente de energía química similar a la que usan algunos microbios en la Tierra.

 “Si Marte tuvo organismos vivos, ése debe haber sido un buen sitio para ellos”, indicó la NASA.

Entre las conclusiones a las que han llegado los científicos sobre el trabajo del Curiosity, la NASA señaló que la evaluación de los niveles de radiación natural durante el viaje a Marte y sobre la superficie del planeta proporciona guías para el diseño de la protección que necesitarán los astronautas cuando viajen a Marte.

 Las mediciones de las variaciones entre los elementos pesados y livianos en la atmósfera marciana, por su parte, indican que la atmósfera del planeta desapareció en procesos que favorecieron la pérdida de átomos livianos.

l robot Curiosity cumple hoy un año marciano, que equivale a 687 días terrestres. Desde su aterrizaje el siete de agosto de 2012 en el cráter Gale del planeta vecino, el vehículo ha recorrido 7,9 kilómetros y ahora se encuentra en plena travesía hacia la base del monte Sharp, al pie de cuya ladera podría llegar hacia finales de año. El descenso del robot en Marte fue apoteósico, con una nueva estrategia para llegar al suelo que suponía, como dijeron los ingenieros, siete minutos de terror, tal era la complejidad y riesgo de la operación. Poco después, con sus equipos activados y los instrumentos de análisis y reconocimiento listos, comenzó la exploración científica de la zona. Como recapitula la NASA con ocasión de su primer año marciano, el Curiosity pudo cumplir enseguida el objetivo científico fundamental de la misión al lograr determinar que en la zona de descenso fluyó agua en el pasado remoto del planeta y que habría sido un entorno apto para la vida, posiblemente con condiciones favorables para la existencia de formas microbianas.

Otro hallazgo importante que destaca la agencia espacial estadounidense, tiene que ver con el metano en la atmósfera marciana, que es escasísimo, si es que hay algo, y el metano es un gas que se puede producir biológicamente. Antes de los análisis realizados con este vehículo del Jet Propulsión Laboratory (California), había un vivo debate en la comunidad científica acerca de la abundancia o no de metano en Marte. El robot lleva una estación meteorológica española, la REMS, que envía diariamente los parámetros del tiempo marciano.

El Curiosity ha analizado rocas y arenas, ha hecho perforaciones en el suelo para extraer muestras y ha tomado y enviado muchas fotografías(de panoramas del cráter Gale y de detalles del entorno interesantes para los científicos).

Desde mediados de mayo, el vehículo automático ha recorrido un kilómetro y medio en 23 jornadas de viaje. Los científicos han elegido una depresión en un frente de dunas para acercarse al monte Sharp, a unos 3,9 kilómetros del punto en que se encuentra actualmente. Allí quieren que el robot analice muestras en las capas geológicas para averiguar cómo sería el entorno marciano en el pasado y su evolución, sobre todo su habitabilidad.

El Curiosity, con sus casi ocho kilómetros recorridos, está aún lejos del récord absoluto de desplazamiento de un robot por el suelo marciano. Su predecesor en Opportunity, que llegó en 2004 al planeta rojo y que aún funciona, acumulaba 38,7 kilómetros el enero pasado, cuando cumplió una década recorriendo el suelo de Marte. Su gemelo Spiritllevaba 7,7 kilómetros cuando dejó de comunicarse con la Tierra, en marzo de 2010, y concluyó su misión.

 

WASHINGTON.- El robot Curiositycumplió ayer un año marciano -equivalente a 687 días terrestres- de exploración en el planeta rojo, donde comprobó que en Marte hubo, alguna vez, condiciones ambientales para la vida, informó la agencia espacial estadounidense ( NASA ).

El vehículo explorador partió el 26 de noviembre de 2011 en un cohete Atlas desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, y descendió el 6 de agosto de 2012 en el cráter Gale con la misión de averiguar si Marte ha tenido vida .

La misión inicial se había programado para un año marciano, o 1,88 años terrestres. Pero el Curiosity sigue funcionando bien y la NASA indicó que seguirá operando en la medida en que los neumáticos del vehículo puedan lidiar con el terreno.Hasta ahora, en veintitrés días de desplazamientos, el Curiosity ha recorrido 7,9 kilómetros de la superficie marciana. “Si Marte tuvo organismos vivos, ése debe haber sido un buen hogar para ellos”, aseguró la NASA.

 

 
Curiosity proporciona guías para el diseño de la protección que necesitarán los astronautas cuando viajen a Marte. Foto: Archivo / NASA 

Desde que el vehículo, que pesa unos 900 kilogramos y está equipado con cámaras, pinzas robóticas y sensores, descendió en Marte uno de sus principales hallazgos ha sido el lecho de lo que en algún momento pudo haber sido un río.

TAREAS DE PERFORACIÓN

En un área cercana, denominada Bahía Yellowknife, el Curiosity localizó dos lajas de piedra a las cuales perforó con un taladro. El análisis de las muestras reveló que el sitio fue otrora el lecho de un lago con agua medianamente salobre, el ingrediente elemental esencial para la vida.

 

Foto: Archivo / NASA
 También el Curiosity halló un tipo de fuente de energía química similar a la que usan algunos microbios en la Tierra.

Entre las conclusiones a las que han llegado los científicos sobre el trabajo del Curiosity, la NASA señaló que la evaluación de los niveles de radiación natural durante el viaje a Marte y sobre la superficie del planeta proporciona guías para el diseño de la protección que necesitarán los astronautas cuando viajen a Marte.

Las mediciones de las variaciones entre los elementos pesados y livianos en la atmósfera marciana, por su parte, indican que la atmósfera del planeta desapareció en procesos que favorecieron la pérdida de átomos livianos.

  

Foto: Archivo / NASA
Anuncios