Mars Curiosity Rover Reprogrammed to Take Better Selfies

 La rueda delantera izquierda del rover Curiosity a Marte de la NASA muestra abolladuras y agujeros. Imagen : NASA Jet Propulsion Laborator

La semana pasada, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA anunció que una vez más había actualizado el software en el Marte Curiosity Rover. ” La versión 11 aporta la capacidad expandida para usar el brazo robótico del Curiosity mientras el vehículo está en las laderas “, dijo de la JPL Jim Erickson , como parte de la convocatoria. ” También mejora la flexibilidad para almacenar información durante la noche para usar en la reanudación de la conducción autónoma en un segundo día . “

Con el software en su lugar, una de las próximas tareas del Curiosity será la de pasar por encima de una mancha lisa del suelo y usar el brazo robótico para tomar imágenes de sus propias ruedas para que el JPL puede examinar su condición. En otras palabras, el rover va a tomar más selfies .

” Las ruedas pueden sufrir daños significativos sin menoscabar la capacidad del vehículo para conducir “, dijo Erickson. “Sin embargo, nos gustaría entender el impacto que este tipo de terreno tiene en las ruedas , para ayudar con la planificación de las unidades futuras. “

La actualización se llevó alrededor de una semana . Eso puede parecer mucho tiempo, incluso en comparación con las actualizaciones más dolorosas iOS. Pero tenga en cuenta que la actualización ha pasado a una distancia de alrededor de 130 millones de kilómetros. Debido a que cada interacción es de unos 30 minutos – 14 minutos para enviar una señal , y 14 minutos para recibir una respuesta – el proceso toma días para completar , a pesar de que el ordenador de a bordo fue capaz de ejecutar cada tarea de forma rápida .

Esta es la tercera vez que la NASA ha actualizado el software. La mayor actualización se completó una semana después de que el rover aterrizó . El software necesario para aterrizar el rover era completamente diferente de los programas informáticos necesarios para conducir alrededor y evitar los obstáculos . Pero el rover se ejecuta en hardware sorprendentemente modesto . No había suficiente espacio de almacenamiento para incluir tanto la misión de aterrizaje y el software de misión en la superficie , por lo que el JPL tenido que cambiar de forma remota el software del sistema.

Este proceso estresante se hizo más seguro a través de un sistema de copia de seguridad que restaurar el software a su estado anterior si algo salía mal . En primer lugar , la nueva versión del software se transfiere a la computadora principal y probado. Una vez que todo desprotegido, se sustituyó la copia de seguridad también.

Es una buena cosa que el sistema a prueba de fallos está en su lugar . Aunque el cambio de imagen de software en agosto se fue sin un tirón , el primer intento de actualizar a la versión 11 del software el mes pasado requiere un restablecimiento de la copia de seguridad. Fue la primera vez en los 16 meses que el rover ha estado en funcionamiento en Marte que el equipo necesitaba un restablecimiento en caliente .

Esta vez la actualización se realizó sin problemas .

The left-front wheel of NASA’s Curiosity Mars rover shows dents and holes. Image: NASA Jet Propulsion Laborator

The left-front wheel of NASA’s Curiosity Mars rover shows dents and holes. Image: NASA Jet Propulsion Laborator

Last week, NASA’s Jet Propulsion Laboratory announced that it had once again upgraded the software on the Mars Curiosity Rover. “Version 11 brings expanded capability for using the Curiosity’s robotic arm while the vehicle is on slopes,” the JPL’s Jim Erickson said as part of the announcement. “It also improves flexibility for storing information overnight to use in resuming autonomous driving on a second day.”

With the software in place, one of Curiosity’s next tasks will be to drive over a smooth patch of ground and use the robotic arm to take pictures of its own wheels so that the JPL can examine their condition. In other words, the rover will be taking more selfies.

“The wheels can sustain significant damage without impairing the rover’s ability to drive,” Erickson said. “However, we would like to understand the impact that this terrain type has on the wheels, to help with planning future drives.”

The upgrade took about a week. That may sound like a long time, even compared to the most painful iOS updates. But keep in mind that the update happened at a distance of around 130 million miles. Because each interaction takes around 30 minutes — 14 minutes to send a signal, and 14 minutes to receive a response — the process takes days to complete, even though the onboard computer was able to execute each task quickly.

This is the third time NASA has upgraded the software. The biggest update was completed a week after the rover landed. The software required to land the rover was completely different from the software needed to drive around and avoid obstacles. But the rover runs on surprisingly modest hardware. There wasn’t enough storage space to include both the landing mission and surface mission software, so the JPL had to remotely replace the system software.

This nerve-wracking process was made safer through a backup system that would restore the software to its previous state if anything went wrong. First, the new version of the software was transferred to the primary computer and tested. Once everything checked out, the backup was replaced as well.

It’s a good thing the fail-safe system is in place. Although the software makeover in August went off without a hitch, the first attempt to upgrade to version 11 of the software last month required a reset from the backup. It was the first time in the 16 months that the rover has been in operation on Mars that the computer needed a warm reset.

This time the update went smoothly.

Anuncios