oy se cumplen 15 años desde que fue lanzado el módulo ruso 77KM, más conocido como FGB (Funktsionalno-Gruzovoi Blok/Функционально Грузовой Блок, ‘bloque funcional y de carga’) o Zaryá (‘aurora’ o ‘amanecer’ en ruso), mediante un cohete Protón-K. El 20 de noviembre de 1998 daba así comienzo la construcción de la estación espacial internacional (ISS), la mayor estructura artificial en el espacio -con permiso de los satélites espías Improved Mentor– y el proyecto espacial más complejo, caro y ambicioso desde el Programa Apolo.

 

Imagen 24
Módulo FGB Zaryá, el primero de la ISS (RKK Energía).

 

Han sido quince años de operaciones repletos de muchos éxitos y algún que otro problemilla, tiempo más que suficiente para que se acumulen anécdotas y datos que a día de hoy no suelen ser muy conocidos. Veamos algunos de ellos:

 

 

 

139 misiones espaciales para montar el mayor mecano espacial de la historia

 

Hasta la fecha se han llevado a cabo un total de 139 misiones espaciales dentro del programa de la ISS, 88 de ellas tripuladas, y 211 personas de 15 países (incluyendo Pedro Duque, de España) han visitado la estación. Las misiones dedicadas específicamente al montaje de la ISS han sido bastante menos (su número depende de lo que uno entienda como ‘montaje’), ya que la mayoría han sido misiones de avituallamiento o transporte de tripulación. Rusia ha efectuado 90 lanzamientos dentro del programa ISS, mientras que los Estados Unidos han llevado a cabo 41 misiones. Después tenemos a la agencia europea del espacio (ESA) y la agencia espacial japonesa JAXA, con cuatro lanzamientos cada una. Y es que el continuo goteo de naves rusas Progress y Soyuz es quizás la contribución que suele pasar más desapercibida. Por vehículos, el desglose de lanzamientos queda así:

 

  • 51 naves de carga Progress (M, M1 y M-M) lanzadas por cohetes Soyuz-U (Rusia) .
  • 37 naves tripuladas Soyuz (TM, TMA y TMA-M) lanzadas por cohetes Soyuz-FG (Rusia).
  • 37 misiones del transbordador espacial (EEUU).
  • 4 naves de carga ATV lanzadas por el Ariane 5 (ESA).
  • 4 naves de carga HTV lanzadas por el H-IIB (Japón).
  • 3 naves de carga Dragon lanzadas por el cohete Falcon 9 (EEUU).
  • 2 cohetes Protón (Rusia).
  • 1 nave Cygnus de carga lanzada por el cohete Antares (EEUU).

 

002 - sts088-019-000
El módulo FGB Zaryá en órbita (NASA).

 

Sin la contribución rusa, habría que abandonar la ISS

 

Los módulos rusos son cinco -Zaryá, Zvezdá, Pirs, Poisk y Rassviet-, mientras que los módulos estadounidenses son seis -Unity, Quest, PMM, Tranquility (con Cupola), Destiny y Harmony, a los que hay que añadir un módulo europeo, Columbus, y otro (más bien uno y medio) japonés, Kibo. Además de los seis módulos, la NASA ha contribuido con la estructura central de la estación donde están situados los gigantescos paneles solares, formada por varios módulos independientes (Z1, P5/P6, P3/P4, P1, S0, S1, S3/S4 y S5/S6). No obstante, y a pesar de que la contribución económica de la NASA al proyecto ha sido, con creces, la mayor,  sin la contribución rusa la ISS debería ser abandonada inmediatamente. Sólo las naves Progress rusas y los motores del módulo Zvezdá pueden elevar la órbita de la estación regularmente y evitar que ésta se incinere en la atmósfera (las naves ATV europeas también lo hacen, pero se acoplan al segmento ruso). Y únicamente las Progress -junto con el ATV- tienen la capacidad de trasvasar combustible al Zvezdá. Pero no sólo eso. Si eres astronauta, actualmente la única forma de acceder a la ISS son las naves rusas Soyuz, pero es que cuando el shuttle aún estaba en servicio las Soyuz también se usaban, al igual que ahora, como naves de emergencia. No está claro que las futuras naves norteamericanas (Orión, Dragon, Dream Chaser o CST-100) sean capaces de permanecer acopladas a la estación seis meses como las veteranas naves rusas y  puedan sustituirlas (aunque siempre se pueden lanzar con más frecuencia para obtener el mismo resultado).

 

005e - sts106-375-018
La ISS formada por Unity, Zaryá, Zvezdá y una Progress (NASA).

 

…pero el segmento ruso también depende del norteamericano

 

Como se suele decir, el gran secreto de la ISS es que en realidad se trata de dos estaciones espaciales pegadas a la fuerza. El segmento norteamericano -incluyendo aquí los módulos europeos y japoneses- y el segmento ruso son dos estaciones diferentes, con distintos sistemas y protocolos. Por tener diferencias, hasta el idioma oficial es distinto (inglés y ruso, respectivamente). Esta configuración es una herencia del acuerdo original de 1993 a partir del cual nació la ISS. Ese año las agencias espaciales norteamericana y rusa decidieron fusionar la estación espacial Freedom (que por aquella época se llamaba simplemente Estación Espacial) y la Mir 2, y claro, el resultado es el que tenemos. Pero existen conexiones de ventilación, eléctricas y de datos entre todos los módulos de la estación. Y precisamente electricidad es lo que necesita el segmento ruso después de que se cancelase el módulo SPP con paneles solares. Los paneles del Zvezdá no generan electricidad suficiente (los del Zaryá ya no se usan y están plegados), por lo que el segmento ruso depende de la electricidad que genera el norteamericano para mantener todos los sistemas y experimentos funcionando. Una de cal y otra de arena.

 

066 - s122e010982
La ISS en 2008 (NASA).

 

La ISS no tiene un nombre ‘como dios manda’ por culpa de la falta de entendimiento entre Rusia y EEUU

 

Si el nombre de Estación Espacial Internacional te parece soso, tranquilo, no eres el primero que lo ha pensado. La NASA siempre quiso llamar a la ISS ‘Alpha’, un nombre eufónico y neutral desde un punto de vista cultural. De hecho, hasta los primeros años del siglo XXI era habitual encontrar alguna referencia en los documentos de la NASA a la ‘estación espacial Alpha’. Pero los rusos se negaron vehementemente a que la estación tuviese ese nombre. El nombre de Alpha, argumentaban, daba a entender que la ISS era la primera estación espacial de la historia. Puede que los americanos se hubiesen olvidado de su Skylab, pero ellos tenían muy presente a las estaciones Salyut (DOS y OPS), además de la Mir, que aún estaba en órbita cuando se lanzó el primer módulo de la ISS. La NASA tampoco ofreció ninguna alternativa y la cosa se quedó como está. Ah, y el nombre oficial de la estación es ISS, como ya sabemos, pero también MKS (Mezhdunaródnaia Kosmícheskaia Stantsia). Efectivamente, es lo mismo, pero en ruso.

 

Imagen 18
Módulo FGB en construcción (RKK Energía).

 

El primer módulo ruso es en realidad propiedad de la NASA

 

En teoría, el primer módulo de la ISS debía ser el módulo Zvezdá (DOS 7K nº 8) fabricado por RKK Energía, destinado a ser el bloque central de la estación Mir 2. Sin embargo, consciente de que el segmento norteamericano carecía de cualquier sistema de maniobra y propulsión, la NASA quiso asegurarse de que la estación no reentraría en la atmósfera si por algún casual las misiones a la misma se suspendían. La agencia espacial norteamericana presionó a Rusia para que lanzase un módulo 77K -similar a los módulos laterales de la Mir- fabricado por Khrúnichev para robustecer el diseño de la ISS, pero Rusia se hallaba sumida en una crisis económica brutal que estuvo a punto de borrar del mapa el programa espacial tripulado del país. La NASA decidió entonces coger el toro por los cuernos y financiar la construcción del FGB Zaryá, cuya propiedad ostenta. Eso sí, desde un punto de vista técnico, jurídico y logístico, Zaryá forma parte del segmento ruso.

 

zarya-grafik1
FGB Zaryá (RKK Energía).

 

Nadie sabe qué será de la ISS a partir de 2020

 

Las agencias internacionales se han puesto de acuerdo para operar la ISS hasta 2020. A partir de esta fecha nadie sabe qué pasará con la estación. Desde un punto de vista técnico, ampliar su vida útil hasta 2025 o 2030 no parece que resulte especialmente complejo. Pero a partir de 2020 la NASA quiere centrar sus esfuerzos en el lanzador SLS y la nave Orión, mientras que Rusia ya ha trazado los planes para construir la estación espacial OPSEK (ahora parece que se llamará OSEK) a partir de los módulos más modernos del segmento ruso. Y es que Rusia continúa con la construcción de la ISS. En los próximos años Roscosmos planea lanzar los módulos Nauka (MLM), Prichal (Nodo), NEM-1 y NEM-2. Estos últimos garantizarían la tan ansiada independencia energética del segmento ruso. En cuanto a la ESA y la JAXA, aún no saben qué hacer. De entrada, la ESA va a colaborar en la primera misión del sistema SLS/Orión.  Paradojas del destino, en 2020 China planea tener lista su gran estación espacial, que también pretende ser internacional.

 

photo_12-06-02
Futuro módulo ruso NEM (RKK Energía).

 

Los primeros en estar dentro de la ISS no fueron los primeros en vivir en ella, salvo por una persona

 

Los primeros astronautas en entrar en la ISS fueron Robert Cabana y Serguéi Krikaliov, como miembros de la tripulación de la STS-88 Endeavour en diciembre de 1998. Les siguieron el resto de la tripulación del shuttle (Fred Sturckow, Jerry Ross, Nancy Currie y James Newman). Esta misión acopló el módulo norteamericano Unity (Nodo 1) con el Zaryá, pero nadie podía vivir aún dentro de la estación al carecer de sistemas de soporte vital. La primera tripulación (Expedición 1) partió a la ISS en octubre de 2001 una vez se acopló el módulo Zvezdá -donde estaban los sistemas de soporte vital, la cocina y los camarotes- a bordo de la Soyuz TM-31, con Yuri Gidzenko, William Shepherd y… Serguéi Krikaliov (quien por cierto es actualmente el director del centro de entrenamiento de cosmonautas TsPK Yuri Gagarin).

 

s88e5072
Serguéi Krikaliov fue el primero en entrar en la estación y en vivir en ella… en dos misiones distintas (NASA).

 

Captura de pantalla 2013-11-20 a la(s) 23.17.05
La ISS con el transbordador Endeavour, el ATV-2 Johannes Kepler, la Progress M-10M y la Soyuz TMA-21 (NASA).

 

iss-infographic-21a (1)
Infografía de los 15 años de la ISS (NASA).

 

 

19 noviembre 2013

El 20 de noviembre de 1998 fue lanzado Zarya, el primer módulo de la Estación Espacial Internacional. Este gran complejo orbital, uno de los proyectos científicos y tecnológicos más ambiciosos jamas emprendidos, es el resultado del trabajo conjunto de cinco agencias espaciales, que representan a 16 países.

Únete a nosotros mañana en una celebración mundial de la ISS vía Twitter.

Space Station seen from Japan

A partir de medianoche GMT, hora oficial de la Estación Espacial Internacional, la ESA, la NASA y las agencias espaciales de Japón y Canadá, comenzarán las 24 horas de  twitter (uno cada hora) dedicadas a la Estación Espacial Internacional por su 15 aniversario.

Únete siguiendo el hashtag # ISS15. Colabora con nosotros y cuéntanos lo que la Estación Espacial Internacional significa para ti, ciencia, tecnología, astronautas…

Puedes colgar tus fotos, comentarios o incluso poemas y unirte a la conversación en la comunidad de Google+: ISS15.  Participa con nosotros en esta celebración.

Haz una foto de la Estación Espacial Internacional y compártela con nosotros. ¿Quién es tu astronauta favorito? ¿Qué imagen muestra el espíritu de la Estación Espacial Internacional?

La ESA y las demás agencias espaciales compartirán sus imágenes favoritas, historias y videos. Involúcrate y únete a #ISS15.

Fuglesang participates in the third STS-128 spacewalk

Christer Fuglesang spacewalk

La Estación Espacial Internacional cumple 15 años, un período en el cual se han realizado cientos de experimentos en órbita, e incluso se ha visto en peligro por restos de basura en el espacio. ¿Quieres conocer su historia?

Estación Espacial Internacional

POR 

20 DE NOVIEMBRE DE 2013, 10:10

Corría el año 1998 cuando se ponía por primera vez en órbita el módulo ruso Zaryá, que sería el germen de lo que hoy conocemos como Estación Espacial Internacional. Su lanzamiento conllevó que la hoy denominada ISS contara con un núcleo para proveer energía y propulsión suficiente en su órbita terrestre.

Meses más tarde, la NASA enviaría el módulo Unity, de forma que a lo largo de estos 15 años, la Estación Espacial Internacional ha visto como su tamaño iba aumentando progresivamente. Su incremento no solo se ha basado en el número de módulos, sino también en los habitantes que han ido desfilando por ella y los experimentos que ha tenido que ir llevando a cabo.Presenta un tamaño de un campo de fútbol americano

Tendrían que pasar dos años desde el lanzamiento de la Estación Espacial Internacional, hasta que llegaran los primeros tripulantes a bordo de la nave rusa Soyuz. La primera expedición se mantuvo a bordo 136 días, y estaba formada por un comandante de Estados Unidos y dos cosmonautas rusos. Ellos mismos desempaquetaron algunos de los sistemas con los que cuenta la ISS, y es que su evolución a lo largo del tiempo ha sido increíble:

El tamaño actual de la Estación Espacial Internacional, como vemos, difiere mucho del aspecto que tenía hace 15 años. Hoy podemos decir que ocupa casi tanto como un campo de fútbol americano, y pesa alrededor de 372.600 kg. En ella han tenido lugar experimentos científicos célebres, de forma que la ISS es un verdadero laboratorio en órbita en diferentes ámbitos, como la biología, la física o la propia exploración espacial.Siete países colaboran en la Estación Espacial Internacional

Hoy en día, la Estación Espacial Internacional es una iniciativa de 7 países o regiones, entre las que se encuentra Estados Unidos, la Unión Europea, Brasil, Italia, Japón, Canadá y Rusia. En otras palabras, los 15 años de la ISS han tenido como resultado un megaproyecto multidisciplinar y plurinacional, lo que representa sin duda un éxito de la exploración espacial.

En su historia, la Estación Espacial Internacional ha visto cómo los recortes de Estados Unidosterminaban con el programa de transbordadores espaciales en 2011, además de la llegada de los primeros turistas espaciales a partir de 2008. La ISS tuvo también que lidiar con el peligro de la basura espacial, ya que en 2009 se tuvo que activar un plan de contigencia ante el objeto 25090 PAM-D, detectado a última hora desde Houston.

Pero quizás la mejor forma de conmemorar los 15 años de la ISS sea recordando la increíble puesta en escena de “Space Oddity” de David Bowie por parte del astronauta Chris Hadfield, quien protagonizó el primer vídeo musical en el espacio. Este cosmonauta, además de muchos otros, han ido mostrando sus impresiones desde la Estación Espacial Internacional a través de las redes sociales, por lo que hoy podemos seguir en Twitter el hashtag #ISS15 y felicitar su aniversariO

Anuncios