Astronomía en Colombia, genios sin trampolín

Siendo los únicos colombianos entre representantes de 31 países en Yerevan, Armenia, dos jóvenes de la U. Nacional expusieron su proyecto ante la comunidad astronómica mundial.

Por: Daniela Franco GarcíaCamilo Vera Rodríguez, uno de los líderes del estudio astronómico realizado junto con Ana María Rodríguez y dirigido por Gregorio Portilla. / Liz Durán- El EspectadorCamilo Vera Rodríguez, uno de los líderes del estudio astronómico realizado junto con Ana María Rodríguez y dirigido por Gregorio Portilla. / Liz Durán- El Espectador

 “Hay que decirlo, muchos colombianos son más reconocidos fuera que adentro y lo cierto es que tenemos muchachos extraordinarios en la astronomía alrededor del mundo”, lo dice Juan Manuel Tejeiro, vicerrector de la Universidad Nacional y uno de los impulsores en la formación en astronomía en el país, quien –señala- el talento de muchos colombianos ha sido mejor recompensado en el exterior. Quizá muestra de ello son Camilo Vera Rodríguez y Ana María Rodríguez Vera, estudiante de maestría en astronomía y graduada en física de la Universidad Nacional, respectivamente.

Este viernes representarán a Colombia en un simposio internacional en el que participaron cerca de 31 países. Su proyecto, el único del país, fue reconocido por el ministerio de Ciencia de Yerevan, Armenia, entre otras entidades de este país euroasiático; y lo expusieron ante miles de asistentes de la comunidad astronómica mundial.

“Nosotros estudiamos unas galaxias denominadas galaxias Seyfert; y, de manera similar a como un médico puede estudiar nuestro corazón con un electrocardiograma, analizamos estos objetos mediante algo que llamamos estudio del espectro electromagnético. Con esto podemos conocer características como presiones, temperaturas, densidades e incluso elementos químicos presentes. Lo interesante de nuestro trabajo fue que tras estudiar más de 1500 galaxias Seyfert logramos el hallazgo de 400 con características fuera de lo común, sometidas a muy altas energías, 5 veces por encima de las que se ha reportado en casi medio siglo”, explican los jóvenes líderes del proyecto y Gregorio Portilla, director de éste y profesor asociado de la Universidad Nacional.

Llegar a Yerevan no fue fácil, pese a que la U. Nacional logró financiar una parte del viaje de ambos jóvenes, otra gran parte de los costos de este tuvo que ser asumido por ellos mismos. Con Ana María Rodríguez fue un poco más complicado debido a que ya era egresada de esta universidad. Pese a esto y tras meses de ahorro lograron llegar a su destino, mientras que se animaron a compartir fotografías de la bandera del país junto a la de los otros presentes. “Que orgullo ver la bandera colombiana al otro lado del mundo”, señala Camilo Vera.

Por su parte, Ana María Rodríguez resalta la importancia de dar a conocer de manera internacional su trabajo, no solo por el reconocimiento internacional, la satisfacción personal y el aprendizaje, sino porque, admite, en muchas ocasiones proyectos de autoría nacional quedan en manos de entidades de investigación extranjeras, al no tener en el país quien impulse su desarrollo. Según rodríguez falta reconocimiento, “el hecho de mostrar al mundo que este proyecto fue hecho por colombianos es un punto extra, es una especie de patente”.

‘Necesitamos repatriar el talento colombiano’

Expertos en el tema como Luis Núñez, investigador e impulsador en el área de astronomía de la Universidad Industrial de Santander (UIS), o Cristian Góez, presidente de la Red de Astronomía de Colombia (RAC), coinciden en que las necesidades inmediatas de esta área de investigación en el país son la inversión en investigación, educación y divulgación.

“La atención de entidades gubernamentales es casi nula, se hacen proyectos fugaces. Los esfuerzos son más de entidades privadas y en la parte gubernamental, desafortunadamente, la burocracia y el papeleo desvían el interés de los temas de Astronomía y sus ciencias afines”, resalta Góez, añadiendo que “en nuestro país hay mucho talento, creatividad y tenacidad. Sin embargo la fuga de talentos es una realidad que no queremos reconocer”.

Por su parte Juan Manuel Tejeiro indica que quizá el problema radica en la falta de reconocimiento de la astronomía como la base de desarrollo de muchas otras ciencias, “la forma intuitiva en que la gente ve la astronomía es la observación de las estrellas, pero la dimensión de esta ciencia va mucho más allá. Por ejemplo, gran parte del desarrollo tecnológico, incluso con el que interactuamos cotidianamente, viene de la astronomía”. De ahí que Luís Núñez señale que una de las necesidades más urgentes es “la repatriación del talento de la diáspora colombiana que tenemos en el exterior”.

Gregorio Portilla y Tejeiro afirman que la astronomía colombiana es una ciencia que, si de capital humano se trata, pasa por un buen momento, ejemplo de ello son Vera y Rodríguez. Sin embargo enfatizan en lo fundamental de invertir en infraestructura. “El observatorio astronómico nacional, el mismo impulsado por Mutis, lamentablemente ya no es 100% funcional. Es vital que para el desarrollo de esta ciencia se tenga un observatorio profesional en el país. Hay que entender que para ganar hay que invertir, y la ciencia tiene un punto de retorno altísimo”.

Vera y Rodríguez resaltan que, como ellos, muchos de sus compañeros han sido expositores del talento colombiano en la astronomía, sin embargo aunque “es profesionalmente una satisfacción saber que por lo que se trabajó tanto tiempo es reconocido, si me preguntan cómo me veo de aquí a cinco años, si de astronomía se trata, sé que el desarrollo de estas áreas en nuestro país muchas veces no va mucho más allá de lo académico”, concluye Ana María Rodríguez.

Anuncios