Adriana Ocampo NASA, Kienyke

“Llegar a la NASA fue un sueño de niña en Barranquilla”

Por:
Publicado 6:25 pm, agosto 16, 2013

Una colombiana es la encargada de dirigir las exploraciones de la NASA a Júpiter y Plutón. En la División Nuevas Fronteras coordina las sondas que viajan a toda velocidad en el espacio desde el 2005. De padre payanés y madre argentina, esta colombiana lleva más de 40 años en la Agencia Espacial más importante del mundo:

-Llegar a la NASA fue un sueño de niña, de soñar con las estrellas, de nacer en Barranquilla, de tener un padre de Popayán, que fue suboficial de la Armada Nacional de Colombia, de una mamá argentina. Parte de mis años formativos los pasé en Argentina soñando con las estrellas y eventualmente mis padres decidieron emigrar a los Estados Unidos para darnos un mejor futuro. Entonces lo primero que hice después de bajar del avión fue averiguar dónde estaba la NASA y ahí empecé antes de graduarme de secundaria a hacer voluntariado y eventualmente no pudieron deshacerse de mí.

Juno llegará a Júpiter en el 2016 para revelar la estructura interior del planeta y cómo  influye en sus lunas. La otra misión a cargo de esta colombiana dirige su atención a Plutón, un punto inexplorado hasta hoy en busca de estructuras geológicas, y el análisis de su atmósfera y superficie.

La científica visitó el país en el marco de la quinta versión de los Premios Mujeres de éxito, una iniciativa que premió a las mujeres líderes del país en diez categorías entre las que se encuentran deporte, ciencia, arte y cultura, emprendimiento rural, política y emprendimiento económico. Kienyke habló con esta científica sobre la clave de su éxito.

Adriana Ocampo NASA, Kienyke

¿Está al frente de la misión Juno y del Programa Nuevas Fronteras, en qué consiste su labor en la Agencia Espacial?

La misión Juno es una misión muy ambiciosa, es la primera vez que vamos al planeta gigante, Júpiter, con celdas solares, gracias a esta misión se han desarrollado nuevas técnicas para la eficacia de las celdas solares. La otra misión que es parte de Programa Nuevas Fronteras, de la cual soy responsable, es la misión Nuevos Horizontes a Plutón, que va a llegar a Plutón en el 2015.

¿Cuáles de las misiones de la NASA prometen nuevas revelaciones para el mundo?

Estamos marcando el paso con la misión ‘Curiosity’ en la superficie de Marte, estamos avanzando, es el laboratorio más ambicioso que el ser humano ha enviado a otra superficie planetaria, realmente un científico ambulante y ‘Curiosity’ está curioseando la superficie de Marte para ver si se encuentran nichos de vida que se dieron o se pueden estar dando en el planeta rojo, eso es una de ellas. Además estamos estudiando asteroides, otra de las misiones del Programa Nuevas fronteras que coordino, es ir a un asteroide, ir a capturar una muestra de ese asteroide y retornarlo a la tierra. ¿Por qué eso es importante? Para poder entender su composición, sus propiedades, y si alguna vez un asteroide pone en peligro nuestro planeta, tener técnicas para la mitigicación de ese problema.

Usted nació en Barranquilla y pasó parte de su infancia en Argentina. ¿Cómo hace una mujer colombiana para llegar a la NASA?

Fue un sueño de niña, de soñar con las estrellas, de nacer en Barranquilla, de tener un padre de Popayán, que fue subtécnico oficial de la Armada Nacional, de una mamá argentina, parte de mis años formativos me pase en la argentina soñando con las estrellas y eventualmente mis padres decidieron emigrar a los Estados Unidos para darnos un mejor futuro, entonces lo primero hice después de bajar del avión es averiguar dónde está la NASA y ahí empecé antes de graduarme de secundaria a hacer voluntariado y eventualmente no pudieron deshacerse de mí y decidieron emplearme y ha sido mi único trabajo y me ha ayudado a pagar mis estudios a medida que trabajaba en la NASA.

¿Cómo es la experiencia de una mujer en la NASA?

Es una experiencia excelente, de muchas opciones, es un medio ideal para crecer, proveer ideas, no hay tantas diferencias de género y se le da la oportunidad al ser humano una oportunidad para crecer y desarrollar sus ideas. Es un lugar excelente para trabajar.

¿Cuál es la clave del éxito para una mujer científica?

Tener mucha fe en sí mismo, que los sueños más ambiciosos se pueden lograr, muchas veces vamos a encontrar unas puertas que nos dicen “No, esto no es para ti” pero eso no importa, por eso es tan importante tener fe en sí misma, seguir adelante, estudiar muy duro y tener mucha perseverancia.

¿Si una mujer está en Barranquilla o en un pueblo del Chocó y quiere llegar a la NASA, cómo lo hace?

Lo importante no sentirse derrotada, que uno puede llegar y seguir esa ambición, pienso acercarse a una biblioteca es importante, hay una sabiduría increíble en una biblioteca, los libros son nuestros mejores maestros y hoy tenemos una herramienta como internet que está en nuestras manos , la NASA tiene muchas páginas web entre ellas, ciencia.nasa.gov  para seguir asesorándose y todos los contenidos están en español y también dice como seguir las diferentes carreras de la Nasa, que emplea a personas de todo tipo de disciplinas.

Adriana Ocampo, una colombia que nos acerca a las estrellas

Adriana Ocampo nos acerca a las estrellas

La barranquillera Adriana Ocampo es ejecutiva en las oficinas directivas de NASA en Washington DC, en la División de Ciencias Planetarias y tiene a su cargo las misiones del Programa Nuevas Fronteras, que incluye ‘Juno’ a Júpiter y ‘Nuevos Horizontes’ a Plutón.

Las aventuras espaciales de Adriana comenzaron cuando se mudó a California e ingresó al Jet Propulsion Laboratory. Su pasión y compromiso le abrieron las puertas de la Agencia de Investigación Espacial más importante del mundo, la NASA.

Esta geóloga planetaria, como la describieron en Caracol Radio, fue parte del equipo que descubrió el gigantesco cráter generado por el impacto del meteorito de Chicxulub, en Yucatán, del cual se dice que pudo haber ocasionado la extinción de los dinosaurios.

Posteriormente, Adriana ayudó a crear la primera Conferencia Espacial de las Américas, que poco a poco ha logrado coordinar los esfuerzos espaciales del continente.

Su carrera en la NASA

Desde 1973 a 2005, Adriana Ocampo fue investigadora en el Instituto de Tecnología de California, Laboratorio de Retropropulsióncentro de NASA de exploración del Sistema Solar.

En 1998 fue seleccionada como Ejecutiva de Programa para trabajar en la oficina directiva de la NASA en Washington D.C. Durante su trabajo en esta oficina fue responsable del programa de ciencias espaciales con colaboración internacional del Centro Espacial NASA Goddard.

Las misiones que dirigió incluyeron cooperaciones con la Agencia Espacial Europea (ESA), la Agencia Espacial Rusa (RKA), la Agencia Espacial Argentina (CONAE), el Instituto Japonés del Espacio (IKI), la Agencia Espacial Francesa (CNES), etc.

También trabajó en la Oficina de Relaciones Exteriores de NASA como especialista en relaciones internacionales en ciencias espaciales con Rusia (y los paises independientes de la antigua Unión Soviética), España y Portugal desarrollando y negociando acuerdos y colaboraciones con estas agencias.

‘Altas posibilidades de que haya habido vida en Marte’: Adriana Ocampo

Por: | 8:02 p.m. | 20 de Octubre del 2012

Posibilidades de que haya habido vida en Marte son altas

Adriana Ocampo dice que la Nasa es su casa. Entró como voluntaria cuando era apenas una adolescente y lleva más de 30 años trabajando allí. Claudia Rubio / EL TIEMPO

Foto:

Comparte este artículo

 
 
37
Read Later

Instapaper

 

La científica colombiana de la Nasa habla de los descubrimientos del Curiosity.

“Las posibilidades de que en Marte haya habido vida son muy altas”, opina la científica Adriana Ocampo, barranquillera, alta funcionaria de la Nasa. Fue seleccionada como una de las 50 mujeres más importantes de la ciencia del mundo por la revista Discover. Adriana Ocampo es directora de la división de ciencias planetarias de la Nasa y participa en misiones como Curiosity a Marte y los programas de exploración en Júpiter.

Vive en Pasadena, California (“La Nasa es mi casa”, dice) y vino a Colombia para participar en el primer encuentro latinoamericano de Mujer y Liderazgo, organizado por el Centro de Liderazgo y Gestión de Colombia.

Adriana Ocampo es hoy es una de las líderes de la misión Juno a Júpiter. Es directora del proyecto macro de la agencia espacial denominado Nuevas Fronteras. Participa en investigaciones que van desde el peligro de que un asteroide impacte la Tierra hasta la eventual construcción de un centro espacial de entrenamiento en la Luna, para enviar misiones humanas a Marte. Juno partió a Júpiter en agosto del año pasado y llegará en el 2016.

¿Cómo ingresas a la Nasa?

Haciendo voluntariado. Dan oportunidades a estudiantes de secundaria. Tenía como 15 o 16 años. La Nasa ha sido mi segunda casa. Mis padres llegaron a Los Ángeles porque mi padre trabajaba en compañías automotrices. Me gradué de secundaria, luego hice carrera universitaria y seguí creciendo. Me formé en la Nasa. Ahí llevo más de 30 años.

¿Qué cargo ocupa actualmente?

Soy la ejecutiva del programa Nuevas Fronteras, sobre exploración del sistema solar. Estamos ahora con la misión a Júpiter. Se llama Juno.

Pero ya hubo varios ‘Junos’…

Ha habido muchos, pero en cohetes. Esta es una misión, una nave espacial. Por primera vez vamos a Júpiter con paneles solares. La última misión que acabamos de realizar se llama Osiris-Rex. Iremos al asteroide RQ36, que es potencialmente peligroso. Mide 560 metros de diámetro y podría colisionar con la Tierra. La probabilidad de impacto es de una entre mil. Las acciones para evitar el choque deben realizarse antes de 2050.

¿Pero es que se dirige hacia la Tierra?

Entre la Tierra y Marte hay un cinturón de asteroides. RQ36 tiene una trayectoria de cruce con la Tierra. Estamos estudiando cómo la orbita de ese asteroide puede ser cambiada en caso de que se aproxime mucho a la Tierra, a la que podría impactar causando un desastre. En el 2021 vamos a traer una muestra y a analizarla para saber cómo desviarlo.

¿Es un peligro real?

Por supuesto. Tenemos que ser conscientes de que vivimos en un sistema muy dinámico, que puede caer el asteroide y, si no estudiamos eso, nuestra civilización podría ser extinguida. Eso pasó cuando la Tierra estaba poblada por dinosaurios 65 millones de años atrás. Podría ocurrir nuevamente.

¿Cómo es la teoría de los dinosaurios?

Fue propuesta por científicos de la Universidad de Berkeley. Mi contribución fue la de descubrir el cráter donde realmente cayó este asteroide, que tenía más de 10 kilómetros en diámetro. Impactó en la península de Yucatán, y al encontrar el cráter del impacto, la teoría ya no fue hipótesis sino realidad. Tenemos las evidencias para afirmar que hace 65 millones de años la península de Yucatán fue impactada por un asteroide que cambió completamente la biosfera del planeta y causó la extinción masiva de más del 50 por ciento de las especies que entonces vivían.

¿Cómo un asteroide pudo provocar eso?

Vino la explosión, hubo incendios globales, megatsunamis, terremotos, surgieron nubes contaminadas de ácido sulfúrico y nuestro planeta quedó envuelto por una atmósfera venenosa. Eso duró más de 12 años. Para obtener las evidencias, en vez de usar isótopos de carbono 14, se emplearon otros para analizar las más antiguas piedras de Yucatán.

¿Hace 65 millones de años existía el hombre sobre la Tierra?

No. La ciencia ficción pone al hombre con los dinosaurios, y eso no es real. Jamás coexistimos. Nosotros descendimos de la evolución de los mamíferos. Los dinosaurios tenían necesidades muy grandes de comida. Al romperse el ciclo biológico, las nubes de ácido sulfúrico los envenenaron y los que alcanzaron a sobrevivir murieron de hambre hasta extinguirse. Los pequeños mamíferos sobrevivieron; vino la evolución, hasta llegar al ser humano; fueron la raíz primaria de nuestro origen. El Homo habilis evolucionó al Homo sapiens.

¿Cuándo y dónde se originó la vida en la Tierra?

Hace 3,5 billones de años. No está establecido que la vida nació en la Tierra…

¿Qué se necesita para que haya vida?

Hablando muy básicamente, tres elementos: material orgánico, una fuente de energía y agua líquida, que es clave para que se desarrolle la vida. Cuando la Tierra se formó, no tenía océanos ni atmósfera, no tenía aminoácidos. ¿Cómo surgieron esos elementos? La hipótesis es, y hay evidencias, que la Tierra fue bombardeada por muchos cometas que se originaron más allá de nuestro sistema solar. No nacimos aquí. Somos hijos de las estrellas y de una supernova.

Para que haya vida en cualquier planeta es indispensable que haya agua. ¿Qué planetas del universo tienen agua?

Marte tiene agua como la nuestra y tiene atmósfera. Hay un programa para llevar seres humanos a Marte en el 2030. Curiosity, que amarizó en agosto, comienza ahora a buscar nichos de vida. Ya confirmó que hay agua en Marte; lo que queremos saber es: ¿Hay vida en Marte? ¿Hubo y se extinguió?

¿Usted cree que sí hay vida?

No tenemos evidencias científicas sobre la existencia de vida en Marte o en otros planetas. Pero hay miles de estrellas en nuestra galaxia. Y existen millones y millones de galaxias. Estadísticamente, las probabilidades de que lo que pasó aquí haya sido replicado en Marte o otra parte del universo son altísimas. Es extraordinario lo que se está encontrando. Por ejemplo, la Nasa confirmó que en el sitio al que llegó el Curiosity hubo agua que estaba sobre la superficie. Hace millones de años, en Marte hubo agua, o sea, océanos. Hoy no la hay en su superficie, pero en el subsuelo sí. Tenemos imágenes de deslizamientos que lo confirman. Marte y la Tierra eran planetas gemelos. La Tierra, más grande; nuestro diámetro es dos veces el de Marte, por lo que el campo gravitacional de Marte no pudo retener en su superficie moléculas de agua. Con el cambio climático sobre la Tierra, si no cuidamos la composición de nuestra atmósfera, el agua podría desaparecer del planeta dentro de algunos millones de años. A propósito, ¿sabe usted cómo descubrimos el cambio climático en nuestro planeta? Gracias a Venus.

¿Cómo se supo del fenómeno en Venus?

Gracias a la exploración de ese planeta. Es tan caluroso que se derrite el plomo en su superficie. Venus tiene el mismo diámetro y la misma composición de la Tierra, y está al lado. ¿Qué pasó para que Venus se calentase tanto? Investigarlo condujo a descubrir que en la Tierra estaba ocurriendo lo mismo y se descubrió el efecto invernadero. Se hallaron grandes cantidades de dióxido de carbono. La temperatura tan elevada de Venus es porque sus gases capturan la energía solar. Tantos gases volcánicos de Venus quedaron atrapados en su atmósfera, y las temperaturas se elevaron. La información de la sonda Venus Express muestra que en el pasado Venus fue como la Tierra, pero tuvo una evolución muy diferente. Venus sufrió un calentamiento global que atrapó la radiación solar, generando temperaturas de más de 400 grados centígrados en la superficie. Venus no tiene el escudo magnético de la Tierra, por lo que su atmósfera ha recibido el embate directo de la radiación cósmica y el viento solar. Comprender los factores que influyeron en el calentamiento de Venus nos ayuda a evitar ese peligro aquí.

¿Qué planetas tienen atmósfera similar a la nuestra?

Marte. Tiene dióxido de carbono como la nuestra, pero menos oxígeno.

¿Qué ha sido lo más trascendental que ha descubierto Curiosity en Marte?

Que hubo agua líquida; que donde amarizó fue un lago; ahora va a empezar a escalar. El robot ya recibió la orden de la Tierra.

¿Cuánto demora una orden de la Tierra en llegar allá?

14 minutos. Tenemos tres satélites orbitando a Marte que reciben la orden y la retransmiten a Curiosity. El robot va a comenzar a escalar una gran montaña. No me sorprendería que eventualmente se haga el descubrimiento de un fósil o restos de algún organismo vivo. La probabilidad de que Marte haya tenido vida es muy alta.

¿Cuál es el objetivo fundamental de la Nasa con esta exploración del universo?

Obtener información para el bienestar de la humanidad. Entender mejor de dónde venimos. Cuál es nuestro papel aquí y para dónde vamos. Cuando lo sepamos, vamos realmente a evolucionar como civilización y como especie.

¿Para qué nos ha servido haber llegado a la Luna?

La Luna tiene agua en el subsuelo, en cantidades diminutas. Hace millones de años se desgarró un fragmento de la Tierra y ahí se formó la Luna. Este fragmento empezó a orbitar. No tiene atmósfera por su menor capacidad gravitacional.

¿Hay vida como la nuestra en el sistema solar en alguna parte?

A nivel de vida inteligente, es difícil que la haya en este momento. Pero no parece posible que en todo el universo seamos los únicos inteligentes. Esa es la gran investigación de la Nasa: encontrar las evidencias de potencial de vida en alguno de esos lugares tan lejanos. Júpiter tiene ese potencial. Todas estas investigaciones conducirán algún día a la humanidad a saber lo que es la vida y la importancia de resguardarla, de protegerla. Tenemos la responsabilidad también, si se descubre en otros lugares, de no contaminarla. Hay una rama de la Nasa llamada Protección Planetaria: todas las naves robóticas que se envían tienen protocolos muy exigentes para no contaminar ningún medio.

¿El próximo hombre fuera del espacio a dónde va?

Se está desarrollando un tipo de transbordador a la Luna, para empezar a colonizar, a colocar estaciones, para tener una presencia más permanente. El objetivo es usar la Luna como base para enviar misiones tripuladas a Marte. Está todo en planificación.

¿La prioridad hoy es la Luna o Marte?

Primero ir a la Luna y después a Marte. Con astronautas. Pero la prioridad de la Nasa y de todos nosotros es salvar la Tierra y que dentro de un millón de años aún estemos aquí.

El futuro del planeta Tierra

¿Dentro de un millón de años la Tierra va a existir como es hoy?

Posiblemente. ¿Pero vamos a estar nosotros aquí? Estamos dañando tanto el planeta, estamos cambiando tanto la biosfera que para nuestra especie va a ser difícil sobrevivir. La Tierra ha tenido más de cinco extinciones masivas que ha sobrevivido; eso está confirmado. Hubo el triásico y el pérmico, que son edades geológicas en las que más del 90 por ciento se extinguió. 65 millones de años atrás, en la era del cretáceo terciario, casi todo se extinguió. Dentro de un millón de años, probablemente el planeta Tierra exista, ¿pero estaremos nosotros como especie viviendo en él? Eso nadie lo sabe.

Su mayor aspiración

“Sería una gran satisfacción ver a Colombia desarrollarse en el área espacial, que tuviera una agencia espacial. Hay muchísima capacidad en este país, capacidad humana, en conocimientos, soluciones innovadoras y tecnología, que por medio de la exploración espacial podría ayudar a la sociedad a mejorar”.

Yamid Amat
Especial para EL TIEMPO

Adriana C. Ocampo Uria es ejecutiva en las oficinas directivas de NASA en Washington DC, en la División de Ciencias Planetarias y tiene a su cargo las misiones del Programa Nuevas Fronteras, que incluye ‘Juno’ a Júpiter y ‘Nuevos Horizontes’ a Plutón.

Ocampo tiene más de 30 años de experiencia en la exploración espacial y en este momento continúa sus investigaciones sobre cráteres de impacto y extinciones masivas.

La ingeniera también es responsable de la colaboración científica de Nasa en la misión con la agencia espacial europea, ESA Venus Express y el grupo científico de exploración e investigación de Venus (VEXAG).

Ocampo fue investigadora senior de la Agencia Espacial Europea (ESA) durante 2002 hasta 2004, efectuando investigaciones en planetología comparativa y trabajando en la misiones Expreso a Marte y Expreso a Venus (Mars y Venus Express) de ESA.

Desde 1973 a 2005, fue investigadora en el Instituto de Tecnología de California, Laboratorio de Retropropulsióncentro de NASA de exploración del Sistema Solar.

En 1998 fue seleccionada como Ejecutiva de Programa para trabajar en la oficina directiva de la NASA en Washington D.C. Durante su trabajo en esta oficina fue responsable del programa de ciencias espaciales con colaboración internacional del Centro Espacial NASA Goddard.

Las misiones que dirigió incluyeron cooperaciones con la Agencia Espacial Europea (ESA), la Agencia Espacial Rusa (RKA), la Agencia Espacial Argentina (CONAE), el Instituto Japonés del Espacio (IKI), la Agencia Espacial Francesa (CNES), etc.

También trabajó en la Oficina de Relaciones Exteriores de NASA como especialista en relaciones internacionales en ciencias espaciales con Rusia (y los paises independientes de la antigua Unión Soviética), España y Portugal desarrollando y negociando acuerdos y colaboraciones con estas agencias.

Nacida en Barranquilla y criada en Argentina, vivió en los Estados Unidos por 30 años y ha residido en Holanda. Comenzó a trabajar para la NASA en JPL de Caltech (Centro de excelencia para la exploración del Sistema Solar) desde 1973.

Trabajó en la Misión Viking para Marte como parte del Equipo de Imágenes. Durante la Misión Voyager a los planetas gigantes, trabajó en el Equipo de Navegación y Planificación, el cual incluyó el desarrollo de los efemérides de Saturno.

Como Coordinadora Científica de la misión Galileo, ella fue responsable de planear las observaciones científicas de Europa, incluyendo la secuencia mandadas a la nave espacial y el análisis de estos datos.

También trabajó como coordinadora científica del Espectrómetro de Emisiones Térmicas (TES) para la misión de NASA llamada Mars Observer.

Ocampo participó en nuevos conceptos de misiones espaciales como coinvestigadora en dos propuestas Discovery; la Hermes para explorar el planeta Mercurio y en el Mapeador Io-Europa para las lunas de Júpiter.

Adicionalmente a su trabajo con misiones planetarias, Ocampo ha efectuado investigaciones y descubrió el cráter de impacto Chicxulub desde 1988.

En septiembre de 1997 ella organizó un curso en Ciencias Planetarias en la ciudad de México para países en desarrollo bajo el patrocinio de La Sociedad Planetaria. Este prototipo probó ser tan exitoso que las Naciones Unidas, junto con la Agencia Espacial Europea y la Sociedad Planetaria, han conducido en forma unida talleres similares en Costa Rica y Colombia (1992), Nigeria (1993), Egipto (1994), Sri Lanka (1996), Alemania (1994), Honduras (1997), Jordania (1999), Francia (2000), Mauricio (2001) y Argentina (2002).

En 1992 fue premiada Mujer del Año en Ciencia por la “Comisión Femenil” de Los Ángeles. En 1994 ella fue la única científica seleccionada por JPL para representar al Laboratorio en la Conferencia de Liderazgo para Mujeres en Ciencia en Washington D.C.
En Noviembre de 2002 fue seleccionada por la revista Dicovery entre las 50 mujeres más importante en la ciencia.

Image

Anuncios