Pruebas científicas refuerzan las teorías de la formación de galaxias

Por: EFE– Bogotá | 04/07/13
Galaxias

Foto: EFE
Impresión artística facilitada por el Observatorio Austral Europeo (ESO) que muestra una galaxia en el universo distante, justo dos mil millones de años tras el Big Bang.

Las observaciones son realizadas con el telescopio VLT situado en el desierto de Atacama (Chile).

Científicos del Observatorio Austral Europeo (ESO) han logrado observar una galaxia en el proceso de absorción de gas del exterior, lo que supone la mejor evidencia directa obtenida hasta la fecha de apoyo a las teorías existentes sobre la formación de las galaxias.

Estas observaciones refuerzan las teorías que sostienen que las galaxias atraen y devoran material cercano para alimentar la formación estelar e impulsar la rotación de la galaxia.

El objeto de estudio, cuyas conclusiones recoge un artículo que publica hoy la revista Science, fue un extraño alineamiento entre una galaxia distante y un cuásar -su núcleo brillante alimentado por un agujero negro supermasivo-. “Este tipo de alineamiento es muy poco usual y nos ha permitido hacer observaciones únicas”, explica el autor principal del artículo, Nicolas Bouché, en un comunicado difundido por ESO desde su sede central en Garching (Alemania).

La luz del cuásar pasa a través del material que rodea la galaxia antes de alcanzar la Tierra, lo que hace posible la exploración en detalle de las propiedades del gas que se encuentra en el entorno de la galaxia. “Estos nuevos resultados nos ofrecen la mejor visión obtenida hasta el momento de una galaxia en pleno proceso de ‘ingesta”, subraya la ESO.

En la creación de nuevas estrellas, las galaxias agotan rápidamente sus reservas de gas, por lo que deben ir reponiéndolo continuamente para continuar su actividad. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando se ha conocido con exactitud el origen de ese gas de repuesto.

El coautor del artículo, Michael Murphy, asegura que las propiedades de este gas son exactamente las que esperaban encontrar, ya que se mueve como se esperaba que lo hiciera y se encuentra en la cantidad y composición correcta para encajar en los modelos.

 

Telescopio capta nebulosa planetaria parecida a una fantasmal burbuja

Por: EFE
– Bogotá | 10/04/13
Nebulosa

Foto: EFE
Recientes estudios estiman que podría existir varios miles de millones de exoplanetas en el Universo.

Se asemeja a membranas de una célula, parecidas a un microorganismo visto con un microscopio.

Un telescopio situado en Chile ha captado la imagen más precisa jamás obtenida de la brillante nebulosa planetaria IC 1295, a modo de fantasmal burbuja verde que rodea a una débil estrella moribunda, informó este miércoles el Observatorio Austral Europeo (ESO) desde su sede en Garching, en el sur de Alemania.

Las estrellas del tamaño del Sol e incluso con una masa hasta ocho veces superior forman nebulosas planetarias cuando entran en la fase final de su existencia. Acaban sus vidas como pequeñas y débiles estrellas enanas blancas, pero en su recta final sus atmósferas son lanzadas al espacio.

Durante unas decenas de miles de años se ven rodeadas por una espectacular y colorida nube brillante de gas ionizado conocida como nebulosa planetaria, a pesar de no tener nada que ver con los planetas.

Esta nueva y fascinante imagen de la nebulosa planetaria IC 1295 rodeando a una débil estrella moribunda, situada a unos 3.300 años luz, en la constelación de Scutum (El Escudo), fue captada por el telescopio de largo alcance (VLT, por sus siglas en inglés) del observatorio de Cerro Paranal, en el desierto chileno de Atacama.

Estas burbujas están compuestas del gas que anteriormente formaba la atmósfera de la estrella. Este gas fue expelido por reacciones de fusión inestables en el núcleo de la estrella que generaron súbitas expulsiones de energía, parecidas a enormes erupciones termonucleares.

El gas está bañado por una fuerte radiación ultravioleta procedente de la anciana estrella, lo que hace que el gas brille. Los diferentes elementos químicos brillan en diferentes colores y la prominente sombra verdosa que destaca en IC 1295 proviene del oxígeno ionizado. En el centro de la imagen pueden versen los restos quemados del núcleo de la estrella, con la apariencia de un brillante punto blanco azulado en el corazón de la nebulosa.

La estrella central se convertirá en una estrella enana blanca muy débil y, a lo largo de miles de millones de años, irá enfriándose lentamente. El nombre de nebulosa planetaria fue utilizado para algunos descubrimientos iniciales debido al parecido visual de estos inusuales objetos con los planetas exteriores Urano y Neptuno observados con los telescopios de entonces.

Tras realizar las primeras observaciones espectroscópicas en el siglo XIX, se determinó que estos objetos eran gas brillante, pero el concepto de nebulosa planetaria era tan pegadizo que fue capaz de sobrevivir en el lenguaje técnico.

Spitzer Telescope Sees Baby Stars Blowing Bubbles

EL TELESCOPIO SPITZER VE ESTRELLAS BEBES DE TIPO BURBUJA

June 13, 2013 | DE SCIENTIFIC AMERICAN…

Esta imagen del Telescopio Espacial Spitzer revela una “burbuja” gigante en el espacio. Casi 100 años luz de diámetro y 15.000 años luz de distancia, la burbuja en expansión está provocando estallidos de formación estelar.

En el núcleo de la burbuja se encuentra un grupo de varias docenas de jóvenes estrellas ardientes. Estas estrellas-cada decenas de veces más masiva que el Sol-drive feroces vientos que hacerse un hueco en el gas y el polvo interestelar.

A medida que la burbuja crece surca el espacio, comprime el gas. La compresión provoca nuevas olas de formación estelar. A lo largo del borde nuevas estrellas de la burbuja comienzan a encenderse. Los niños estelares comienzan soplando burbujas de su cuenta. Las burbujas más pequeñas (en el círculo para mayor claridad) aparecen encadenan a lo largo del borde de la burbuja principal.

Imágenes como esta dan a los astrónomos una mirada poco común sobre cómo nacen las estrellas. En este caso, el nacimiento de clúster de una estrella da lugar a la creación de varios otros. Los astrónomos llaman a este fenómeno “provocado la formación de estrellas.” Mediante la medición de la rapidez con que las burbujas se expanden, los investigadores estiman que el grupo principal formado en algún momento dentro de los últimos millones de años. Los nuevos sitios en el borde de la burbuja son probablemente sólo unos pocos cientos de mil años de antigüedad.

La foto es parte de GLIMPSE (Galactic Legacy Infrared Mid-Plane Survey Extraordinaire)-un programa que utiliza luz infrarroja para mapear el disco de nuestra galaxia. El telescopio infrarrojo Spitzer puede penetrar las gruesas franjas de polvo oscuro que normalmente bloquean nuestra vista en esta parte de la galaxia, lo que permite a los astrónomos estudiar guarderías estelares distantes con gran detalle.

 

El Hubble nos regala una preciosa imagen de un “pingüino” en Hydra

Esta especie de pingüino cósmico captado por el Telescopio Espacial Hubble, es en realidad el producto resultante del impacto de dos galaxias distantes a cientos de millones de años luz.

La preciosa silueta se creó por la colisión entre una antigua galaxia en espiral, similar a nuestra Vía Láctea, llamada NGC 2936 (arriba en la imagen, con forma de pingüino) y otra galaxia elíptica de mayor masa llamada NGC 2937 (abajo en la imagen, con forma de huevo).

Arp 142, la hermosa vista captada por el Hubble. (NASA)

En algunos sitios he visto que a la galaxia NGC 2936 se la denomina la Marsopa, por su parecido con este cetáceo, pero a mí el conjunto de ambas galaxias me recuerda más a un pingüino protegiendo a su huevo. Ave o delfín, NGC 2936 se encuentra completamente distorsionada por el influjo de su gran vecina del sur.

Curiosamente, en la nariz del pingüino se divisan jóvenes estrellas azules en pleno estallido, mientras que lo que parece el ojo es el centro de la antigua galaxia en espiral. Según leo en la web del Hubble, esta peculiar agrupación galáctica fue catalogada por primera vez por Halton Arp en la década de 1960, razón por la que al conjunto se le denomina de forma colectiva Arp 142.

La imagen fue tomada el 22 de junio de 2012 por el famoso y veterano telescopio espacial Hubble, aunque no ha sido hecho pública hasta hace unos días. En realidad es una imagen compuesta por varias exposiciones tomadas por el instrumento WFC3/UVIS, y se han empleado varios filtros para tomar muestras de las diversas longitudes de onda.

Es decir, si apuntáis hacia Arp 142 con vuestros telescopios caseros, no esperéis una explosión de colores tan fantástica como la de la procesada imagen que el Hubble nos regala. Pero por intentarlo que no quede, aquí tenéis información muy útil si pretenden hacer sus propias observaciones. Por cierto, el conjunto se encuentra exactamente a 326 millones de años luz, en la constelación Hydra

Anuncios