Nave espacial Voyager 1 se encuentra al borde de nuestro Sistema Solar

Estudios publicados en la revista Science confirman que la nave lanzada hace más de 35 años, está próxima a llegar al espacio interestelar.

por La Tercera – 27/06/2013 – 15:55
           
     
 

Tres investigaciones publicadas en la revista científica Science confirman que la nave espacial Voyager 1 se encuentra en el límite de nuestro Sistema Solar.

De esta manera, la nave de la Nasa que partió hace más de 35 años, está a punto de convertirse en el primer objeto hecho por el hombre en alcanzar el espacio interestelar.

Para llegar a esta conclusión los científicos analizaron los datos enviados por la nave entre mayo y septiembre de 2012, sobre las mediciones de la heliósfera, zona donde ingresó en 2004.

Así, los expertos han señalado que la nave entró en un territorio no familiar, que los expertos ahora han denominado “región de agotamiento de heliofunda”, una zona turbulenta de la heliósfera.

De acuerdo al estudio, los expertos estiman que para salir del Sistema Solar no hay un tiempo exacto, pues podrían pasar meses o incluso años.

La Voyager 1 fue lanzada en septiembre de 1977 con el objetivo de estudiar el sistema solar junto a su gemela, la Voyager 2. Juntas, han recorrido Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno y sus baterías están diseñadas para funcionar hasta el 2025.

Desde el verano pasado (En E.U) la sonda explora territorio virgen donde pueden sentirse los efectos del espacio interestelar.

Sonda Voyager 1 entra en espacio no explorado . .

.Foto: AP
Los científicos desconocen la amplitud de esa región o cuánto más debe viajar la sonda para salir del sistema solar. Pero desde el verano pasado, la sonda está explorando territorio virgen donde pueden sentirse los efectos del espacio interestelar. 
“Pudiera ocurrir en cualquier momento o demorar varios años”, dijo Ed Stone, científico en jefe del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que dirige la misión.

Stone describió inicialmente esta zona inexplorada en una reunión de la Asociación de Geofísica de Estados Unidos el año pasado. Tres estudios publicados en internet el jueves en la revista especializada Science confirmaron lo raro de la región.

Poco después que Voyager 1 entró en esa región en agosto pasado, partículas cargadas de baja energía que hasta el momento la sonda había detectado en abundancia, de repente se alejaron, mientras que rayos cósmicos de alta energía del espacio interestelar comenzaron a entrar en la zona. Las lecturas de uno de los instrumentos de la sonda mostraron un aumento abrupto de la fuerza del campo magnético, pero no cambios en la dirección, una señal de que el Voyager 1 aún no ha salido del sistema solar.

Voyager 1 y la sonda melliza Voyager 2 se lanzaron en 1977 para explorar los planetas gigantes gaseosos y han enviado a la Tierra imágenes asombrosas de Júpiter, Saturno y sus lunas. Voyager 2 prosiguió viaje hasta Urano y Neptuno. Después de concluidas esas misiones, fueron enviados en una trayectoria hacia el espacio interestelar.

Voyager 1 está a unos 18.500 millones de kilómetros del sol. Voyager 2 está a unos 15.200 millones de kilómetros del sol. Las dos sondas, propulsadas por energía nuclear, tienen combustible suficiente para operar sus instrumentos hasta aproximadamente 2020.

Mientras tanto, los científicos buscan señales de hayan salido del sistema solar. Dado el tiempo que demora en procesar la información, el jefe científico de la misión, Leonard Burlaga, dijo que pasará un tiempo entre que Voyager 1 finalmente salga al espacio interestelar y el momento en que el equipo pueda confirmarlo. Entonces existe la posibilidad de sorpresas más allá del sistema solar.  “El cruce quizás no sea algo instantáneo”, dijo Burlaga. “Puede resultar complicado”.

 

Anuncios