v\:* {behavior:url(#default#VML);}
o\:* {behavior:url(#default#VML);}
w\:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

Normal
0
false

21

false
false
false

ES-CO
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:8.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:107%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}

«El Herschel ha excedido todas nuestras expectativas, facilitándonos un increíble tesoro de datos».

 


¡Adiós, Herschel!

El observatorio espacial Herschel, de la ESA, ha terminado su provisión de helio líquido, el refrigerante que utiliza, lo que pone fin a más de tres años de observaciones pioneras del universo frío. Los científicos de la Agencia Espacial Europea ya esperaban que sucediera: la misión comenzó con 2.300 litros de helio líquido, que se ha ido evaporando poco a poco desde la última recarga, antes del lanzamiento del Herschel, el 14 de mayo de 2009.

El helio líquido ha permitido durante este tiempo mantener los intrumentos del observatorio espacial casi al cero absoluto, gracias a lo cual el Herschel ha realizado observaciones de alta precisión hasta hoy. Esta tarde se ha confirmado el agotamiento de las reservas, confirmado por un aumento de temperatura gradual de los instrumentos del observatorio.

El Herschel ha excedido todas nuestras expectativas, facilitándonos un increíble tesoro de datos que mantendrá ocupados a los astrónomos durante muchos de los años venideros“, afirma el profesor Álvaro Giménez Cañete, director del departamento de Ciencia y Exploración robótica de la ESA.

El Herschel ha hecho unas 35.000 observaciones científicas, acumulando más de 25.000 horas de datos. Otras 2.000 horas de calibración contribuyeron también a mejorar la riqueza de estos datos, almacenados sobre todo en el Centro Europeo Astronómico, ubicado cerca de Madrid.

El archivo será el legado de la misión. Se espera que en el futuro se hagan más descubrimientos, gracias a los datos que aún no se han analizado. “El Herschel nos ha ofrecido una nueva visión del universo hasta entonces oculta, al proceso inédito del nacimiento de las estrellas y la formación de galaxias, y nos permitió rastrear agua a través del universo, desde las nubes moleculares a las estrellas recién nacidas y sus discos de formación planetaria, o los cometas“, afirma Göran Pilbratt, científico del proyecto Herschel para la ESA.

El 29 de abril a las 14:49 UTC la agencia espacial europea declaró el fin de la misión del telescopio espacial Herschel cuando el observatorio agotó las reservas de helio líquido que enfriaban los instrumentos hasta casi el cero absoluto. La misión llegaba así a su fin, denominado técnicamente como el evento EoHe (End of Helium). Los 2300 litros de helio líquido han sido los encargados de refrigerar los instrumentos HIFI, PACS y SPIRE desde el lanzamiento del telescopio en 2009. Sin el helio, la temperatura de Herschel subirá inexorablemente y se volverá ciego a las longitudes de onda del infrarrojo lejano. Lo que viene a ser algo así como intentar hacer una  fotografía con una cámara que brille de forma cegadora.

Telescopio espacial Herschel (ESA).
 

El observatorio Herschel, de 3402 kg, es -era- el primer observatorio espacial dedicado a estudiar desde el espacio una región fascinante del espectro: el infrarrojo lejano (55-672 µm) y la zona submilimétrica. Para llevar a cabo esta tarea, los instrumentos tenían que estar refrigerados hasta casi 0 K. Tras casi cuatro años de observación, Herschel ha acumulado suficientes datos para mantener a los astrónomos ocupados durante décadas. Situado en el punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Sol a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, ha observado todo el cielo con su espejo de 3,5 metros de diámetro (a pesar de tener un espejo mayor que el del Hubble -de 2,4 m-, su resolución era muy inferior a la de este al trabajar en el infrarrojo lejano). Herschel nació en 1993 con el nombre de FIRST (Far Infrared and Sub-millimetre Telescope) y junto con la sonda Rosetta y los observatorios Planck y Gaia, era una de las cuatro piedras angulares del programa científico Horizonte 2000 de la ESA. En principio debía haber tenido un espejo de 4 metros de diámetro y habría estado situado en una órbita altamente excéntrica, características que fueron modificadas poco tiempo después.

Partes del Herschel (ESA).
 

Herschel nos ha desvelado el ‘Universo frío’, es decir, aquellas regiones a temperaturas de unos 50 K. Gracias a su capacidad de atravesar el polvo interestelar, ha descubierto detalles de las regiones de formación estelar en la Vía Láctea y en otras galaxias. Nos ha enseñado discos de material alrededor de estrellas jóvenes y la gigantesca onda de choque provocada por el movimiento de la estrella Betelgeuse a través del medio interestelar. Ha estudiado cuerpos menores del Sistema Solar o medido la cantidad de materia oscura que existe en el cosmos. Hoy el Universo es un poco menos oscuro gracias a Herschel. Con su misión ya finalizada, podemos afirmar que este telescopio pasará a la historia como uno de los grandes éxitos de la agencia espacial europea.

Como homenaje de despedida, vale la pena recordar algunas de las mejores imágenes del telescopio. Hasta siempre Herschel:

Imagen de la nebulosa cabeza de caballo (que se aprecia en la parte derecha en pequeño, ¿la ves?) formada por tres imágenes en falso color tomadas en tres longitudes de onda: 70 micras (auzl), 160 micras (verde) y 250 micras (rojo). La nebulosa cabeza de caballo está situada a 1300 años luz y forma parte de la Gran Nube Molecular de Orión. En la foto también se ven las regiones de formación NGC 2068 y NGC 2071 (ESA).
 
Imagen del instrumento PACS en 70, 100 y 160 micras en la que se ve los arcos de choque en el medio interestelar que preceden a la estrella Betelgeuse (ESA).
 
Imagen de la galaxia de Andrómeda (M31) de PACS y SPIRE a 70 (azul), 100 (verde), 160 y 250 micras (rojo) (ESA).
 
Región de formación estelar masiva con asociaciones de estrellas gigantes azules de tipo OB (ESA).
 
Nube molecular gigante W3 en 70, 160 y 250 micras situada a 6200 años luz en el Brazo de Perseo. Las prtoestrellas de baja masa aparecen como puntos de color amarillo, mientras que las estrellas gigantes OB calientan el medio interestelar creando enormes burbujas a mayor temperatura (ESA). 
 
El asteroide 99942 Apophis visto a 15 millones de kilómetros mediante el instrumento PACS, observaciones que han servido para determinar el tamaño del asteroide.
 
Disco de material alrededor de Fomalhaut en 70-500 micras(ESA).
 
La Nebulosa del Águila M16 vista por el Herschel (ESA).
 
Disco de material alrededor de la estrella kappa Coronae Borealis visto por PACS, un antiguo astro gigante de tipo A que ha comenzado a convertirse en una estrella gigante de tipo K (ESA).
 
La Nebulosa Carina vista por PACS y SPIRE (ESA).
 

 

 

El observatorio espacial Herschel, de la ESA, ha terminado su provisión de helio líquido, el refrigerante que utiliza, lo que pone fin a más de tres años de observaciones pioneras del universo frío. Los científicos de la Agencia Espacial Europea ya esperaban que sucediera: la misión comenzó con 2.300 litros de helio líquido, que se ha ido evaporando poco a poco desde la última recarga, antes del lanzamiento del Herschel, el 14 de mayo de 2009.

El helio líquido ha permitido durante este tiempo mantener los intrumentos del observatorio espacial casi al cero absoluto, gracias a lo cual el Herschel ha realizado observaciones de alta precisión hasta hoy. Esta tarde se ha confirmado el agotamiento de las reservas, confirmado por un aumento de temperatura gradual de los instrumentos del observatorio.

El Herschel ha excedido todas nuestras expectativas, facilitándonos un increíble tesoro de datos que mantendrá ocupados a los astrónomos durante muchos de los años venideros“, afirma el profesor Álvaro Giménez Cañete, director del departamento de Ciencia y Exploración robótica de la ESA.

El Herschel ha hecho unas 35.000 observaciones científicas, acumulando más de 25.000 horas de datos. Otras 2.000 horas de calibración contribuyeron también a mejorar la riqueza de estos datos, almacenados sobre todo en el Centro Europeo Astronómico, ubicado cerca de Madrid.

El archivo será el legado de la misión. Se espera que en el futuro se hagan más descubrimientos, gracias a los datos que aún no se han analizado. “El Herschel nos ha ofrecido una nueva visión del universo hasta entonces oculta, al proceso inédito del nacimiento de las estrellas y la formación de galaxias, y nos permitió rastrear agua a través del universo, desde las nubes moleculares a las estrellas recién nacidas y sus discos de formación planetaria, o los cometas“, afirma Göran Pilbratt, científico del proyecto Herschel para la ESA.

¡Adiós, Herschel!

http://www.fantasymundo.com/imagenes/noticias/25360.jpg

Normal
0
false

21

false
false
false

ES-CO
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:8.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:107%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}

Anuncios