La sonda espacial Voyager-1, a punto de abandonar el Sistema Solar

NASA

La sonda interplanetaria de la NASA Voyager-1, lanzada hace 35 años, está a punto de cruzar la frontera de la heliosfera y convertirse en el primer objeto creado por el ser humano que abandona el Sistema Solar.

Investigadores estadounidenses aseguran que están a punto de anunciar esta noticia, en un artículo publicado en la revista ‘Geophysical Research Letters’. 

“Parece que la Voyager-1 ha dejado o está a punto de dejar la región dependiente del impacto solar; los datos obtenidos por la sonda muestran características de hidrógeno y helio que supuestamente se observan en el medio interestelar“, explicó Bill Webber, investigador de la Universidad de Nuevo México.

La heliosfera, según informa la Unión Geofísica Americana (AGU), es una región del espacio todavía dominada por el Sol y por su viento de partículas de energía que se parece a una burbuja. Más allá comienza la zona interestelar independiente del campo magnético o de una corriente de partículas cargadas procedentes del Sol.

Según los científicos, el 25 de agosto de 2012 la sonda, que estaba en ese momento a una distancia de 121,7 unidades astronómicas (radio medio de la órbita de la Tierra) del Sol, por primera vez sintió cambios agudos en el flujo de los rayos cósmicos de origen diferente. A los pocos días, el flujo de protones y partículas alfa con energías de 1,9-2,7 megaelectronvoltios (MEV) provenientes del Sol, cayó en entre 300 y 500 veces. A la vez, la intensidad de los rayos cósmicos galácticos se duplicó. 

NASA/JPL-Caltech

“En unos días, la intensidad de la radiación heliosférica ha disminuido y la intensidad de los rayos cósmicos ha aumentado, lo que esperábamos que sucediera en el campo interestelar”, dice Webber, citado en un comunicado de la American Geophysical Union (AGU).

Sin embargo Bill Webber también ha reconocido que la ubicación real de la sonda espacial -ya sea en el espacio interestelar o simplemente en una región desconocida más allá del Sistema Solar- sigue siendo motivo de debate.

La NASA, de hecho, niega cualquier dato que garantice que la Voyager-1 haya dejado ya el Sistema Solar, una información que fue publicada por varias fuentes.

La Voyager-1 fue lanzada el 5 de septiembre de 1977 como parte de un proyecto para estudiar el Sistema Solar exterior. La tarea inicial fue el estudio de los planetas gigantes y sus satélites y los investigadores utilizaron la sonda para analizar los límites del Sistema Solar.

La sonda se convirtió en la primera unidad  que fotografió en detalle los satélites de Júpiter y Saturno. Además, Voyager-1 con su ‘gemela’, la Voyager-2, ayudaron a los científicos trazar la ‘cuna estelar’ de la Vía Láctea y evaluar otros parámetros de formación de estrellas en nuestra galaxia.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/89571-sonda-espacio-voyager-nasa

 

ESPACIO | Después de un viaje de casi 36 años

La NASA niega que su nave espacial ‘Voyager-1’ haya salido del Sistema Solar

Recreación de la nave 'Voyager-1' surcando el espacio.| NASA/JPL-Caltech.

Recreación de la nave ‘Voyager-1’ surcando el espacio.| NASA/JPL-Caltech.

Europa Press | Madrid

Actualizado miércoles 20/03/2013 18:07 horas

La NASA ha desmentido este miércoles que la nave espacial Voyager-1′, que lleva casi 36 años viajando por el espacio, haya abandonado el Sistema Solar, como había afirmado horas antes el astrónomo Bill Webber, de la Universidad de Nuevo México, cuando anunciaba la próxima publicación de un estudio suyo en la revista ‘Geophysical Research’.

Según señaló, la misión, que fue enviada y diseñada para estudiar los planetas exteriores, había entrado en la zona fuera del alcance del Sol -fuera de la heliosfera- y se calculaba que estaba a más de 18.000 millones de kilómetros de la Tierra.

El pasado 25 de agosto de 2012 la agencia espacial estadounidense había indicado que los expertos notaron un cambio repentino en los niveles de radiación medidos por el la nave el pasado 25 de agosto de 2012, lo que les llevó a pensar que la nave ya no estaba en la heliosfera.

Concretamente, detectaron que los rayos cósmicos anómalos -los atrapados en la heliosfera exterior- estaban casi desaparecido y, al mismo tiempo, los rayos cósmicos galácticos -la radiación desde el exterior del Sistema Solar- se disparó a niveles no vistos desde el lanzamiento de la nave.

Ahora, los científicos que firman un artículo que se publicará en ‘Geophysical Research’, aseguraban que ‘Voyager-1’ está camino a una estrella llamada ‘AC 793.888’. “De momento, todo lo que está midiendo es nuevo y emocionante”, había indicado uno de los responsables de esta misión, Bill Webber.

Sin embargo, la NASA aún no sabe con seguridad si la sonda se encuentra en el espacio interestelar o está surcando alguna zona inexplorada del Universo.

El pasado mes de diciembre, un estudio revelaba que la nave estaba explorando un área en el alcance lejano del Sistema Solar, que los expertos conocen como ‘carretera magnética’, y que está considerada la última parada antes del espacio interestelar.

Por el momento, ‘Voyager-1’ continuará con su viaje, ya que sus fuentes de energía de plutonio se detendrán en unos 10-15 años, momento en el que sus instrumentos y transmisores morirá, según ha explicado la NASA, que ha valorado “positivamente” esta tecnología “de los años 70 que está dando muchas satisfacciones a la investigación”.

SEGUN LA BBC

La posibilidad de que la nave espacial Voyager-1 pueda haber dejado el Sistema Solar está siendo objeto de acalorados debates.

Lanzada en septiembre de 1977, la sonda fue enviada inicialmente para estudiar los planetas más alejados del Sol, pero siguió adelante.

Los investigadores que estudian los datos dicen que la nave parece ahora estar en un ámbito del espacio más allá de la influencia de nuestra estrella.

Pero la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA), que gestiona la Voyager, dice que considera que la sonda aún está dentro del Sistema Solar.

La sonda está actualmente a más de 18.000 millones de kilómetros de la Tierra, o lo que es lo mismo, a 123 veces la distancia entre nuestro planeta y el Sol.

Los detalles de su ubicación y la información que envía fueron publicados por la revista Geophysical Research Letters (GRL).

“Lo que está claro es que (la nave) está fuera de la heliosfera normal. Sin embargo, estamos en una nueva región. Y todo lo que estamos midiendo es diferente y emocionante”

Bill Webber, profesor de la New Mexico State University.

Tiene en cuenta los datos que la nave espacial ha estado reuniendo sobre los cambios en su medio ambiente los que, desde hace algún tiempo, han sugerido que estaría a punto de cruzar la frontera del Sistema Solar: la llamada heliopausa.

Detección de rayos cósmicos

Voyager ha estado detectando un aumento en el número de partículas de alta energía, o también rayos cósmicos, que vienen hacia la nave desde el espacio interestelar.

Al mismo tiempo, la grabación muestra un descenso en la intensidad de las partículas energéticas que vienen “desde atrás”, esto es, desde nuestro Sol.

El pasado 25 de agosto, se produjo un gran cambio. Fue lo que los autores del artículo de GRL llaman un “helioabismo”.

“En pocos días, la intensidad heliosférica de la radiación atrapada disminuyó, y la intensidad de los rayos cósmicos subió como cabría esperar si se saliera de la heliosfera”, explicó el profesor Bill Webber de la Universidad Estatal de Nuevo México en Las Cruces.

El análisis de David Shukman, editor de Ciencia de BBC

 

Ningún artefacto humano ha alcanzado tan profundamente el cosmos.

Una medida de la distancia recorrida es que los mensajes de radio de la Voyager 1 tardan la friolera de 16 horas en llegar a la Tierra.

De pie en Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California, hace dos años, vi como los datos de la nave solitaria cruzaron pantallas gigantes.

El científico detrás de la misión, Ed Stone, habló en términos adorables de la tecnología de los años 70, que ha sobrevivido décadas de viaje a toda velocidad por el espacio y ha llegado a ser el emisario más lejano de la humanidad.

La NASA ha especulado durante años sobre el momento real de cruce de nuestro Sistema Solar en el vacío, y ahora esto finalmente podría haber sucedido.

¿Cuándo será la próxima vez que la nave se acerque, aunque fuera remotamente, a otra estrella? Sería dentro de alrededor de 40.000 años.

La NASA financió el estudio, pero dijo que cualquier evaluación de que la sonda Voyager podría estar en el espacio interestelar no refleja el punto de vista de todos los que trabajan en el proyecto, y el profesor Weber reconoce hay un debate en curso sobre el estado de la exploración.

A muchos investigadores les gustaría estar durante un largo período de tiempo observando que todos los datos apuntan en una misma dirección antes de asegurar que es la salida definitiva.

“Está fuera de la heliosfera normal, yo diría eso”, dijo el profesor Webber en un comunicado de la American Geophysical Union, editores de la revista GRL.

“Estamos en una nueva región. Y todo lo que se mide es diferente y emocionante”.

El científico del proyecto Voyager en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Ed Stone, dijo que querría ver una reorientación de los campos magnéticos alrededor de la misión antes de declarar que la nave se encuentra en el espacio interestelar.

Este sería un “marcador crítico”, y agregó que el cambio de dirección no se había observado todavía.

Voyager-1 fue lanzada el 5 de septiembre de 1977 y su nave hermana, Voyager-2, el 20 de agosto de 1977.

El objetivo inicial de ambas naves era estudiar los planetas Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, una tarea que se completó en 1989. Se envió entonces a las naves hacia el espacio exterior, en la dirección general del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Sus fuentes de energía de plutonio dejarán de generar electricidad en unos 10 o 15 años, momento en el que sus instrumentos y transmisores morirán.

La Voyager-1 está en camino de acercarse a una estrella llamada AC +793888, pero está a dos años luz, por lo que se necesitarían decenas de miles de años antes de conseguirlo.

 

Anuncios