Curiosity. El futuro de la humanidad sobre sus ruedas
BY NASA/JPL-Caltech

Sofisticada, innovadora, arriesgada y costosísima… La nueva misión de la NASA en Marte tiene todos los ingredientes de una gran película de aventuras solo que es real. Y encima, el nombre del rover que va a hacer el trabajo es el del impulso histórico de la ciencia: curiosidad (“Curiosity”).

Todo comenzó hace diez años pero los dos momentos definitivos de la misión tienen fechas concretas: el 26 de noviembre de 2011 cuando se lanzó y, sobre todo, este lunes 6 de agosto cuando el robot de ese nombre, Curiosity, llegue a la superficie marciana. Para conseguirlo, más de 5.000 personas han trabajado en ello y se han gastado 2.500 millones de dólares.

NASA/JPL-Caltech/ASU/UA
Imagen del cráter Gale, el lugar donde se posará el Curiosity.

Siete minutos de terror..Así es como ha definido la NASA los minutos que durará la llegada al suelo marciano del robot Curiosity. Y es que la distancia que separa Marte de la Tierra, 248 millones de kilómetros, hace imposible que el aterrizaje sea guiado desde aquí, así que el vehículo tendrá que apañárselas solo.

Aunque los científicos de la NASA han diseñado una compleja y precisa coreografía para ello. En el momento en el que la sonda llegue a la atmósfera marciana enviará una señal al centro de control en Pasadena (California). Esa señal se recibirá 13.8 minutos más tarde. Y cuando se reciba, el Curiosity llevará ya 7 minutos en el suelo de Marte. En perfecto estado y listo para comenzar a trabajar si todo sale bien o convertido en un montón de chatarra si se une a ese 70% de misiones marcianas que han fracasado.

La capsula que transporta el robot entrará en la atmósfera marciana a 21.500 km/h, debe descender en pocos minutos a una velocidad de 2,7 km/h y enfrentarse a una fricción con la atmósfera marciana que provocará temperaturas de más de 1.600ºC.

NASA/JPL-Caltech
Aproximación de la cápsula a la atmósfera marciana.

Cuando la velocidad se haya reducido a 1.600 km/h, una carga explosiva liberará el paracaídas mayor que la NASA ha construido nunca, capaz de soportar 30.000 kilos de peso. En ese momento se desprenderá también el escudo térmico que ha protegido al vehículo en su entrada atmosférica.

El paracaídas frenará el descenso durante dos minutos hasta que la velocidad de caída sea de 320 km/h y en ese momento, se desprenderá. En ese instante y a 1.500 metros del suelo marciano, el Curiosity entrará unos instantes en caída libre hasta que los ocho retrocohetes que lleva el vehículo que lo transporta lo frenen y aparten del paracaídas. El último paso es el más sofisticado e innovador de todos, mientras los cohetes permiten a la capsula flotar a pocos metros del suelo, una grúa descargará con suavidad el robot sujeto por tres hilos de nylon y lo posará sobre la superficie de Marte. Cuando las seis ruedas del robot estén sobre el suelo, la grúa se desprenderá y se alejará para caer, a su vez, sobre la superficie del planeta Rojo, sin dañar al Curiosity.

Qué hará el Curiosity en Marte
El trabajo del Curiosity en Marte tiene cuatro objetivos: investigar si alguna vez ha existido vida en ese planeta; realizar un exhaustivo estudio climatológico con registros a intervalos de una hora; analizar como no se había hecho hasta ahora la geología marciana y determinar con certeza las condiciones de habitabilidad del planeta con la vista puesta en futuras colonias humanas.
Para hacer todo esto, el Curiosity cuenta con un año marciano como mínimo o, lo que es lo mismo, dos años de los nuestros. Pero, aunque ha sido diseñado para que esa sea su vida útil, si todo sale bien es de suponer que el robot pueda seguir funcionando durante bastante más tiempo.

Qué instrumentos utilizará para hacerlo

El Curiosity es mucho más grande y sofisticado que ningún rover que la NASA haya enviado nunca al espacio y también lo son sus instrumentos. Para contenerlos, el robot mide 3 m de largo, 2,8 m de ancho y tiene una altura de 2,1 m (con el mástil). Su brazo robotizado mide 2,1 m de largo y sus seis ruedas tienen un diámetro de 0,5 m. El Curiosity con todo su instrumental pesa 899 kilos de los que 80 k corresponden al material científico.

Este está compuesto por 5 cámaras, 4 espectrómetros, 2 detectores de radiación y 1 estación meteorológica.
Precisamente, esa estación meteorológica es uno de los dos instrumentos científicos que no han sido construidos por Estados Unidos. Tanto la construcción de la estación como el procesamiento de los datos que recoja son competencia del Centro de Astrobiología, un instituto científico de España. Por su parte, Rusia ha construido el instrumento que buscará hielo o agua bajo la superficie.

El director del equipo español responsable de la estación meteorológica es Javier Gómez-Elvira. “Desde 2004, cuando la NASA nos lo encargó, hasta ahora, el trabajo ha sido sobre todo de ingeniería”, explica Gómez-Elvira. Pero tras el descenso del rover en el suelo marciano y los siete minutos de pánico, -que Gómez-Elvira reconoce que serán exactamente así: “no podré evitarlo, pasaré esos minutos con pánico porque eres un mero observador que no puede hacer nada”- llegará el momento de la verdad. Un día después de que el rover se haya posado en Marte y tras la comprobación de que todo funciona correctamente, el laboratorio que es el Curiosity comenzará su trabajo científico y lo primero que se pondrá en marcha será la estación meteorológica. “Ahí empezará nuestro trabajo más científico, el procesamiento y análisis de los datos que tomará el rover”.
Por qué es tan importante esta misión

La respuesta a esa pregunta es fácil: de ella depende el futuro de la exploración espacial. Aunque ese no es uno de los objetivos de la misión, lo cierto es que la coyuntura política y científica han hecho que la realidad sea esa. Las ruedas del Curiosity soportan, por lo tanto, un peso mucho mayor que sus 899 kilos de peso.

La reducción del presupuesto de la NASA y los problemas económicos globales hacen que de los resultados obtenidos por este robot dependa en buena medida el futuro inmediato del programa espacial.

En misiones anteriores, los investigadores descubrieron hielo e indicios de que en su pasado Marte tuvo ríos. El objetivo primordial del Curiosity es, en palabras de Gómez-Elvira, es “estudiar las condiciones de habitabilidad de Marte” o, lo que es lo mismo, averiguar si en algún momento del futuro Marte podrá ser el lugar de destino de la raza humana.

FUENTE:

http://www.sciencefriday.com/blogs/08/03/2012/curiosity-el-futuro-de-la-humanidad-sobre-sus-ruedas.html

EL CURIOSITY SE PREPARA PARA SUS “7 MINUTOS DE TERROR”

Comienza la cuenta regresiva para el desembarco del robot Curiosity en el suelo de Marte, en el marco de una de las operaciones más complejas y ambiciosas de la historia de la exploración espacial. Ahora bien, esta llegada, prevista para el próximo 6 de agosto, no será nada sencilla; desde un primer momento se habló de los últimos instantes del aterrizaje (o amartizaje, para ser más precisos) como los “7 minutos de terror”: la nave que traslada a Curiosity debe desacelerar de 5.900 metros por segundo a tres cuartas partes de metro por segundo, en una maniobra de una precisión extraordinaria, donde cualquier error minúsculo puede llevar al fracaso de la misión. Por otra parte, la NASA ha advertido en los últimos días un problema añadido: el satélite Odyssey, dispuesto para transmitir los últimos movimientos de la nave antes de llegar a Marte, ha modificado ligeramente su órbita por un problema técnico, por lo que podría no estar en el lugar indicado para que se pueda captar desde la Tierra el resultado de la operación.
Más allá de todas estas dificultades y preocupaciones en las semanas previas, todos esperan que Curiosity pueda llegar a Marte en condiciones, para dedicarse a sus investigaciones científicas que develaran los grandes misterios del planeta rojo, entre otros, la posible existencia de alguna forma de vida. No será nada sencillo, pero es el riesgo inevitable que la NASA y la humanidad asumen para llevar su curiosidad más lejos que nunca.

ARTÍCULO RELACIONADO
ABC
IMAGE: “Courtesy NASA/JPL-Caltech.”

Sonda exploradora Curiosity llega el domingo a Marte

Associated PressBy Por ALICIA CHANG | Associated Press – Mon, Jul 30, 2012

  • Imagen artística de cómo el explorador rodante Curiosity de la NASA será descendido en el fondo de un cráter en Marte mediante cables desde una nave con cohetes, el domingo 5 de agosto de 2012. (Foto AP/NASA/JPL-Caltech)

    Imagen artística de cómo el explorador …

  • Concepto artístico del explorador rodante Curiosity de la NASA que llegará esta semana a Marte. Tras un recorrido de 566,4 millones de kilómetros (352 millones de millas) en ocho meses y medio, Curiosity intentará descender el 5 de agosto de 2012 en la superficie marciana. (Foto AP)

    Concepto artístico del explorador …

  • 9 photos – Tue, Jul 31, 2012
  • NASA rover approaches Mars PASADENA, California, EE.UU. (AP) — La misión más ambiciosa y más cara que haya efectuado la NASA en Marte comienza este fin de semana con la llegada de la sonda exploradora más inteligente jamás construida para una misión en otro planeta.

El explorador rodante llamado Curiosity necesitará efectuar el domingo un descenso perfecto en el fondo de un cráter marciano. El descenso de la sonda no será sencillo, es una maniobra muy peligrosa descrita por la NASA como “siete minutos de terror”.

Ese es el tiempo que tardará la nave en frenar su velocidad de 20.920 kph hasta que se pose sobre la superficie marciana con la ayuda de un paracaídas, un escudo térmico y cohetes.  Los científicos y los ingenieros estarán expectantes a 248 millones de kilómetros de distancia mientras la cápsula que transporta al explorador atraviesa la fina atmósfera de Marte.  La sonda será bajada mediante cables desde un artefacto que flotará con cohetes.

Los científicos en la Tierra no sabrán durante 14 minutos si Curiosity se posó sin problemas el domingo en la noche sobre la superficie marciana. Para cuando los terrícolas reciban la primera señal de la suerte que haya tenido el explorador, una de dos: el Curiosity estará completo y tendrá sus seis ruedas puestas en la superficie o se habrá convertido simplemente en un montón de escombros retorcidos en suelo marciano.

En caso de que todo salga bien, una videocámara a bordo del explorador habrá grabado las que serán las primeras imágenes de un descenso en otro planeta.  “Si funciona, esta misión se constituirá en un avance tecnológico importante. Es una gran apuesta”, señaló el analista de política espacial de la Universidad Americana, Howard McCurdy.

La orientación en el futuro de la exploración de Marte depende del resultado de esta misión científica, a un coste de 2.500 millones de dólares, para determinar si alguna vez el ambiente marciano fue propicio para los microbios. En misiones anteriores a Marte, los científicos encontraron hielo e indicios de que alguna vez corrieron ríos de agua en este planeta. Curiosity perforará rocas y el suelo en busca de carbono y otros elementos.

El explorador rodante se posará en el cráter Gale, ubicado cerca del ecuador marciano. El lugar es una enorme depresión con una montaña que se eleva 4,8 kilómetros (tres millas) desde el centro del lecho del cráter. Los científicos consideran que Gale estuvo alguna vez lleno de agua. En imágenes tomadas desde el espacio se advierten arcillas con rastros minerales y sulfatos —que se forman en la presencia de agua— en lo que son los estratos más antiguos cerca del fondo de la montaña.

___Alicia Chang está en Twitter como: http://www.twitter.com/SciWriAlicia

http://es.wikipedia.org/wiki/Curiosity

La Mars Science Laboratory (abreviada MSL), conocida como Curiosity,2 3 del inglés Curiosidad, es una misión espacial que incluye un astromóvil de exploración marciana dirigida por la NASA. Programada en un principio para ser lanzada el 8 de octubre de 2009 y efectuar un aterrizaje de precisión sobre la superficie del planeta en 2010 entre los meses de julio y septiembre.4 Fue lanzado el 26 de noviembre de 2011 a las 10:02 am EST. Se ha programado el descenso en el Cráter Gale para el 6 de agosto de 2012 aproximadamente a las 05:31 UTC.

La misión se centra en colocar sobre la superficie marciana un vehículo explorador de tipo rover. Este vehículo será tres veces más pesado y dos veces más grande que los vehículos utilizados en la misión Mars Exploration Rover, que aterrizaron sobre Marte en el año2004. Portará con él los intrumentos científicos más avanzados que ninguna otra misión dirigida a Marte. La comunidad internacional proporcionó algunos de estos instrumentos. Se lanzó a través de un cohete Atlas V 541. Una vez aterrizado, el rover tomará docenas de muestras de suelo y polvo rocoso marciano para su análisis. La duración de la misión será de 1 año marciano (1,88 años terrestres). Con un rango de exploración superior a los enviados anteriormente, investigará la capacidad pasada y presente de Marte para alojar vida.

Contenido

[ocultar]